Una patrulla por el Babahoyo

Wednesday, 13 September 2017 10:19 Written by  font size decrease font size decrease font size increase font size increase font size

Desde ayer, una lancha de la Armada vigila las riberas del río para contrarrestar los asaltos a las casas de La Puntilla. Otra controlaría el Daule desde mañana.

Entre las 02:00 y las 05:00 son las horas en la que Manuel Samaniego, guardia de seguridad en Mocolí, se ha percatado que lanchas rápidas con cuatro o cinco tripulantes empiezan a rondar las inmediaciones de la isla.

Cuando eso ocurre, de inmediato se comunica por radio con sus otros compañeros para que estén atentos, y si alguien nota algo raro llaman al 911 para solicitar refuerzos.

“Ellos aprovechan los feriados y los fines de semana que los dueños se van de viaje. Inventan que están pescando, pero nosotros ese cuento ya nos lo sabemos. O a veces se ve a uno solo y los otros están acostados”, explica Samaniego.

Esa alerta se suma a la que realizó EXPRESO el pasado 14 de agosto cuando, por medio de denuncias ciudadanas y de un recorrido por el Guayas se constató el peligro por los asaltos al que están expuestos los habitantes de las urbanizaciones de La Puntilla que colindan con los ríos Daule y Babahoyo.

Ayer, luego de tres semanas de la primera reunión en la que la Armada, la Policía y el Municipio de Samborondón decidieron reforzar la seguridad en las riberas, la primera lancha fue bajada al río.

Cerca de las 09:30, un grupo de marinos con la ayuda de un camión empezó con el trabajo de desembarque. Luego de 20 minutos la lancha estaba lista para el patrullaje fluvial.

El equipo designado salió desde un muelle ubicado en la Academia de Guerra Naval, debajo del puente de la Unidad Nacional, y, rodeando La Puntilla, se dirigió al retén de la isla Mocolí, que desde ayer es usado parcialmente como base.

“El Golfo nos presta una cantidad muy grande de canales interiores que son conocidos por la gente que ya navega este sitio, entonces ellos pueden coger hacia cualquier lado del río u ocultarse dentro de los manglares”, explica el capitán Rafael Rocha, jefe de operaciones de la Capitanía del Puerto de Guayaquil, como respuesta al modo de escape que utilizan los ‘piratas’ luego de asaltar las viviendas.

El capitán coincide con Samaniego al confirmar que las horas más conflictivas del sector son durante la madrugada.

El alcalde de Samborondón, José Yúnez, mencionó que otro de los objetivos es evitar que el río Guayas no se convierta en una vía abierta para cometer otros delitos como el contrabando o el narcotráfico y que por ahora no se ocupará el muelle del Parque Histórico, ofrecido en la reunión de planificación de los operativos.

Otra embarcación que saldrá desde el retén naval frente a la Terminal Terrestre será destinada para los patrullajes por el río Daule, pero esa estaría lista hoy y empezaría a navegar por ese lado desde mañana.

“Ojalá que aumente la seguridad”

Los habitantes de las urbanizaciones que colindan con los ríos Daule y Babahoyo esperan que los controles sean permanentes. Marisol Buenaño, de Isla Sol, cree que con esta medida los delincuentes pensarán varias veces antes de intentar ingresar a las viviendas. “Ojalá que aumente la seguridad. Si es permanente ya no se meterán por miedo”.

Con ella coincide Juan Carlos Sampértegui de Vista al Río y Fernando Ricaurte de Pórtico del Río. “Ya era hora que nos tomen más en cuenta”, indicó Ricaurte.

Fuente: Expreso

Read 29 times
Rate this item
(0 votes)