Home Política Ahora con mallas se busca direccionar a los peatones en Guayaquil

Ahora con mallas se busca direccionar a los peatones en Guayaquil

by editor

Dos agentes civiles de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) hacían vigilancia permanente debajo de un paso peatonal elevado ubicado en la vía Perimetral, por el ingreso a la cooperativa Gallegos Lara.

Uno de los uniformados estaba en el lado norte-sur; el otro, en sentido contrario y ambos dirigían a los conductores de buses urbanos para que no se queden mucho tiempo en los paraderos respectivos.

Paralelo a aquello veían cómo los transeúntes cruzaban a lo ancho de la vía usando el paso peatonal que, hasta hace poco, era subutilizado, pues la gente prefería brincar los muros de hormigón instalados en el parterre central.

Eso es evidente aún a lo largo de la Perimetral, hacia el noroeste y a la altura de la isla Trinitaria, en el sur.

Sobre esos muros de cemento, para direccionar a los transeúntes a que utilicen las estructuras diseñadas para ellos, la ATM instalará mallas metálicas a la altura de los doce pasos que hay en la Perimetral.

Así lo afirmó ayer el general Luis Lalama, jefe de operaciones de la entidad de tránsito, quien recordó que, según la ley, la multa para el peatón que no utilice las estructuras es del 5% del salario básico ($ 19,30).

En algunos sitios de la Perimetral como el ingreso a la coop. Gallegos Lara, las mallas ya están instaladas, pero a pesar de eso en redes sociales se difunden fotos de gente que escala esas protecciones para cruzar a lo ancho de la vía.

Uno de los agentes de tránsito que vigila la zona señaló que se trata de personas que consumen drogas que suelen ser agresivas cuando los uniformados les llaman la atención.

Al ser consultado al respecto, Lalama respondió: “Lo que vamos a hacer nosotros es que en estos pasos peatonales vamos a poner un agente nuestro para obligar a que se respete y utilicen el paso peatonal”.

Asimismo, el jefe de los agentes civiles indicó que en 30 días se terminaría la instalación de mallas a la altura de los 12 pasos peatonales de la Perimetral.

A partir de aquello, agregó, empezarán los controles con multas a los transeúntes infractores, iniciativa que ya alguna vez tomó la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) cuando tenía la competencia en el Puerto Principal.

“Está bien que pongan esas mallas porque habiendo puente (paso para peatones) la gente cruza nomás por abajo y eso es peligroso”, opinó Rosario Buste, quien vive en la cooperativa Gallegos Lara.

Las mallas también están instaladas por el paso elevado de la Florida y en otras estructuras como la del Hosp. Universitario o los bloques 10 y 11 de Bastión ya están colocados los parentes de dichas protecciones.

Mallas similares, pero a nivel del piso se han instalado en la autopista Narcisa de Jesús, a la altura del paso de peatones ubicado en Mucho Lote. Sin embargo, todavía hay quienes brincan la cerca por evitar caminar hacia dicha estructura.

En otras avenidas del norte de la ciudad como la Francisco de Orellana, por el parque Samanes, también hay rejas metálicas con las que se busca que las personas utilicen el paso elevado para dirigirse o salir de dicha área de recreación.

En la avenida Juan Tanca Marengo, frente al centro comercial Mall del Sol, también se han instalado mallas metálicas, pero de mayor altura.

Y en el sur de la urbe, en la avenida 25 de Julio, frente a Mall del Sur, hay barandas metálicas para que los usuarios de la Metrovía caminen por el paso cebra y crucen hacia el centro comercial.

Allí, a diario es común observar a transeúntes que prefieren brincar las barandas para evitar caminar un poco más.

Algunos lo hacen sorteando vehículos que circulan a velocidad por ser una vía rápida y de mucho flujo, ya que es una de las principales arterias del sur de la ciudad.

Control en la Alborada

El propósito es evitar que conductores de carros y motocicletas bloqueen las rampas de acceso para personas con discapacidad física y por eso desde ayer seis agentes ciclistas de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) recorren las calles principales de la ciudadela Alborada.

Esa infracción se multa con un salario básico ($386), según ordenanza municipal y ya se controla tanto en el centro de la urbe, así como en las inmediaciones de varios centros comerciales de la ciudad.

12 estructuras para transeúntes hay en la vía Perimetral, una de las principales arterias de la urbe porteña. (I)

Fuente: El Universo

Related Articles