Home Internacionales La Eurocámara insta a endurecer las sanciones a Rusia si empeora la situación en el mar de Azov.

La Eurocámara insta a endurecer las sanciones a Rusia si empeora la situación en el mar de Azov.

by editor

El Parlamento Europeo ha adoptado una resolución que insta a las autoridades europeas a estipular el endurecimiento de sanciones contra Rusia en caso de una escalada en el mar de Azov.

El documento incluye «una llamada insistente al alto representante de la Unión para asuntos exteriores y países miembros de la UE en el Consejo a dar a entender que las sanciones que apuntan a Rusia pueden endurecerse si el conflicto en el mar de Azov se agudiza», informa RIA Novosti.

Además, se propone que los órganos ejecutivos de la UE consideren la posibilidad de crear el cargo de «enviado especial para Crimea y Donbass».

La portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, ha comentado que «la cuestión del mar de Azov es una más de las cartas propagandísticas que juegan nuestros socios occidentales», y que, igual que las declaraciones de los representantes estadounidenses, «carece de cualquier base fáctica».

En julio pasado el Consejo de la Unión Europea impuso sanciones contra seis empresas rusas relacionadas con la construcción del puente de Crimea. Las medidas consisten en que todos los activos en la UE que pertenezcan a estas entidades se congelan y las personas y entidades europeas no pueden proporcionarles fondos.

Tensiones marítimas
La situación relativa a la navegación en el mar de Azov, cuyas costas comparten Ucrania y Rusia, empeoró tras la reincorporación de la península de Crimea a Rusia en 2014. En marzo pasado los guardacostas ucranianos detuvieron un pesquero con 10 ciudadanos rusos a bordo, y acusaron al capitán de la embarcación de entrar ilegalmente en Crimea «con el objetivo de dañar los intereses nacionales» de Ucrania.

En agosto el buque cisterna ruso Mejánik Pogodin fue detenido en el puerto ucraniano de Jersón.

Moscú calificó las acciones de Kiev de «terrorismo marítimo» y respondió con una intensificación de las inspecciones fronterizas en la parte del mar de Azov administrada por Rusia. Como respuesta, el servicio fronterizo ucraniano acusó a Rusia de llevar a cabo una «dura política de detención e inspección de embarcaciones», aunque el Ministerio de Exteriores de Ucrania reconoció que los guardacostas rusos no violan el protocolo de inspecciones.

Más tarde Kiev anunció su intención de crear una base naval y aumentar su presencia militar en el mar de Azov.

Related Articles