Home Política Policías presentan un déficit de armas de fuego

Policías presentan un déficit de armas de fuego

by editor

Dentro de la institución, la falta de armas se comenta entre oficiales y la tropa. “Les mandan a patrullar solo con los PR24 (toletes)”, cuenta un oficial. “Hay dos promociones de policías que no tienen armas”, dice un coronel y asegura que ellos únicamente realizan actividades de despacho. Pero también hay uniformados con años en la Policía que carecen de pistolas o revólveres.

“¿Quiénes no tienen armamento? Me atrevería a decir que son los últimos policías graduados a los que no se les ha asignado. Son policías de la Cuarta Cohorte y Quinta Cohorte y aquí también se suma personal técnico administrativo. Ellos no lo tienen”, dijo el general Byron Vallejo, director de Logística de la Policía.

Los jefes policías de Ibarra han sido más cuestionados por los legisladores y preguntaron ¿por qué no dispararon al victimario de Diana Carolina? El director de Logística reconoció que en esa ciudad también faltan armas, aunque existe 1 015 policías que sí tienen el equipo. En el Distrito Ciudad Blanca (Ibarra, Pimampiro y Urcuquí) hay 37 policías sin pistolas; en el Distrito Valle del Amanecer (Otavalo y Antonio Ante), 14 están sin equipo y en el Distrito Tierra del Sol (Cotacachi) son siete 7.

“A mí me retiraron mi (pistola) SIG-Sauer en el 2018. Nos mandaron una circular para que devolvamos el equipo, porque se lo iban a asignar a otros muchachos”, comenta una agente que hace las funciones de secretaria en una dependencia policial, en Quito.

Pero las deficiencias en el equipamiento policial no son solo de pistolas, sino también de municiones. Actualmente existen dos millones, pero los cartuchos caducarán el próximo octubre, cuando cumplan 10 años de vida útil. La última compra de municiones para dotación se realizó en el 2009. Desde entonces, un millón de balas ha permanecido en las bodegas porque así lo exige la Contraloría y el otro millón están asignado a los agentes de todo el país.

La última compra de municiones para dotación se realizó en el 2009. Desde entonces, un millón de balas ha permanecido en las bodegas porque así lo exige la Contraloría y el otro millón están asignado a los agentes de todo el país. Un sargento recuerda que en el 2009 le entregaron 50 municiones 9 milímetros. “Desde esa vez no nos han vuelto a dar ningún cartucho. Al contrario, cuando pasó lo de la frontera norte nos retiraron 25 municiones, porque decían que iban a repartirlas entre los recién graduados”. Un oficial que pertenece a una unidad élite dice que a él también le retiraron 25 municiones. “Les entregaron a los compañeros que estaban en Esmeraldas”.

El Director de Logística dice que además de las municiones de dotación, la Policía necesita anualmente 560 000 cartuchos para repartir en las escuelas de formación y para realizar las prácticas de tiro entre los aspirantes.

El presupuesto de la Policía para temas de capacitación, ya sea en el uso progresivo de la fuerza, derechos humanos o violencia intrafamiliar, es de USD 280 000 al año. Significa que la institución invierte USD 5,70 por cada uno de los 49 000 agentes que existen.

Los oficiales explicaron que el personal debe gastar la munición de dotación en prácticas, antes de que termine su vida útil. Pero también aseguran que la Dirección de Logística trabaja en las adquisiciones que se harán en este año.

El femicidio de Diana Carolina frente a policías en Ibarra, el 19 de enero, develó vacíos en equipos y en la capacitación de los uniformados. El Ministerio del Interior anunció la compra de armas; la construcción de 100 UPC y seis de UVC, y el reentrenamiento.

Fuente: El comercio

Related Articles