Home Internacionales Manifestantes haitianos queman una bandera de EE.UU. y piden ayuda a Rusia y China ante la crisis social y económica

Manifestantes haitianos queman una bandera de EE.UU. y piden ayuda a Rusia y China ante la crisis social y económica

by editor

Este viernes, durante las protestas en la capital haitiana, Puerto Príncipe, un grupo de manifestantes antigubernamentales quemó una bandera nacional estadounidense y pidió ayuda a Rusia y China para resolver la crisis que ha paralizado al país antillano.

En la congregación participaron unas 200 personas que aseguran que el expresidente Michel Martelly y el actual jefe de Estado, Jovenel Moïse, fueron puestos en el poder por EE.UU.

«Queremos decir que nos divorciamos completamente de los estadounidenses: ya hemos tenido demasiada ocupación de manos de EE.UU., no podemos más», explicó, citado por la agencia AFP, Bronson, representante del pequeño grupo de manifestantes que prendió fuego a la bandera de país norteamericano.

«Le pedimos a Rusia, a Venezuela, a la gran China… que echen un vistazo a la miseria que vivimos aquí», continuó Bronson.

«Condenamos el acto deshonesto del ciudadano que ha vejado la bandera de un país amigo como EE.UU.», respondió a la acción el primer ministro haitiano, Jean-Henry Céant.

Protestas en Haití

Esta semana, el Departamento de Estado de EE.UU. ha recomendado a sus ciudadanos «aplazar todos los viajes no esenciales a Haití» debido al clima de violencia que reina en ese país. Este comunicado se suma a la medida de retirar de su embajada en Puerto Príncipe a todo el personal diplomático que no sea esencial. 

La crisis social y económica que atraviesa Haití, sumada a un escándalo de corrupción que implica a varios miembros de la clase política, incluido el presidente, ha desatado violentas manifestaciones. 

Manifestantes participan en una protesta antigubernamental en Puerto Príncipe, Haití, 12 de febrero de 2019.

Desde la semana pasada, en las calles de la capital se puden ver automóviles incendiados, y se han producido saqueos a comercios y violentos enfrentamientos entre manifestantes y la Policía que han dejado varios muertos, decenas de heridos y han causado daños materiales significativos.

Los miles de personas que salieron a la calle en distintas ciudades de Haití denuncian la galopante inflación y la devaluación acelerada de la moneda nacional, el gourde. Además, exigen la dimisión del presidente, a quien acusan de corrupción y de no solucionar los problemas de la economía nacional.

Este jueves, el presidente de Haití hizo un llamado al diálogo, tras más de una semana de protestas violentas. El mandatario encargó al primer ministro buscar una ruta para «soluciones pacíficas», y agregó que se mantendrá firme trabajandopor alcanzar la paz. 

Por su parte, la Comunidad del Caribe (CARICOM) manifestó su preocupación por la situación e hizo un llamado a la calma y al cese de la violencia.

¿Por qué las protestas?

Las violentas protestas se activaron después de que el Tribunal Superior de Cuentas y Contencioso Administrativo presentará su informe ante el Senado sobre la forma en que el Gobierno haitiano gastó 4 billones de dólares provenientes de Petrocaribe, como se le conoce al acuerdo de cooperación energética que fue lanzado por el fallecido expresidente venezolano, Hugo Chávez, en septiembre de 2005. 

El informe del Tribunal identificó que al menos tres presidentes y seis primeros ministros incurrieron en numerosas irregularidades en el uso de estos fondos. 

El actual mandatario, Moïse, también es señalado por irregularidades en el uso de fondos de Petrocaribe destinados al alumbrado público, cuando presidía la empresa COMPHENER S.A.

Las acusaciones de corrupción agudizaron la severa crisis política y económica que atraviesa la nación caribeña desde la llegada al poder de Moïse, en febrero de 2017.

En aquellos días, Washington aclamó las elecciones haitianas como un símbolo de que el país regresaría «al gobierno democrático y constitucional», pese a que la participación de votantes fue solo del 21%.

La difícil situación 

La realidad es que ocho de cada diez haitianos viven en pobreza y se estima que al menos cinco millones de haitianos padecen de inseguridad alimentaria aguda este año, según cifras de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Unión Europea. 

Los indicadores económicos del país caribeño no despiertan muchas esperanzas. El año pasado, Haití tuvo un crecimiento del 1,5% y una inflación del 14,50%.

La crisis de electricidad derivada de la escasez de gasolina, así como la fuerte depreciación de la moneda oficial, el gourde, que se cotiza a 82 por cada dólar, han sido un fuerte aliciente para los manifestantes.

En este escenario, el Grupo Core, integrado por Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA) y los embajadores de España, Brasil, Canadá, España, Francia, EE.UU. y la Unión Europea, hicieron un  llamado al diálogo y pidieron al Gobierno haitiano «mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables, luchar contra las desigualdades y fomentar un clima de inversión propicio para estimular el desarrollo de los sectores productivos». 

Las protestas han ocasionado el cierre de escuelas, bancos y negocios.

Fuente: RT

Related Articles