Home Política Calles con huecos en Flor de Bastión, causan malestar a los pasajeros del sector

Calles con huecos en Flor de Bastión, causan malestar a los pasajeros del sector

by editor

Noroeste, pobladores piden interveir vías principales

Las lluvias han repercutido en el deterioro de la calle principal que atraviesa los distintos bloques de Flor de Bastión, en el noroeste de Guayaquil.

En los bloques 5 y 6 hay cráteres que obligan a conductores de vehículos livianos a manejar lento, para no golpear sus unidades. Los choferes de buses también enfrentan y su avance se desarrolla entre remezones y en medio de charcos.

Rufino Roca, habitante del bloque 6, pide al Municipio porteño el envío de maquinaria para mejorar la transitabilidad. Sostiene que ciertas calles secundarias están afectadas por riachuelos que han formado zanjas, impidiendo la circulación vehicular.

“Una tubería provisional pusieran, ya los carros no quieren entrar”, asegura el hombre, que es nativo de la provincia de Santa Elena.

Los buses de las líneas 49, 160, entre otras, prestan servicio en la cooperativa Flor de Bastión y, por ende, tienen ruta en la vía principal, que presenta deterioro en los bloques 3 y 7.

El peso de las unidades también ha incidido en el destrozo de varios tramos de esta zona del noroeste de Guayaquil.

Luis Plúa, manabita, espera la puesta de un tubo que permita el descenso de las aguas lluvias sin afectar las calles internas que son lastradas.

En esta cooperativa, el Municipio avanza con la puesta de redes de alcantarillado.

Moradores que se asentaron en la zona hace al menos 30 años esperan contar pronto con el servicio sanitario, ya que sostuvieron que en algunas viviendas los pozos sépticos están por llenarse.

Los habitantes de Flor de Bastión también se quejan por la acumulación de basura y refirieron que el camión recolector presta servicio sin horario específico.

Hilda Franco, del bloque 3 y nativa de la provincia de Manabí, menciona que la irregularidad se volvió más notoria en estos días de invierno. Y con ello coincidió su coterránea Éricka Holguín, del bloque 7. Las mujeres se quejaron de la insalubridad generada por la permanencia por horas de los desperdicios. (I)

Fuente: El Universo

Related Articles