Home Política Candidatos no videntes, entre los más votados en sus cantones

Candidatos no videntes, entre los más votados en sus cantones

by editor

A dos municipios  –que son parte de las provincias de Santo Domingo de los Tsáchilas y de Azuay–  llegarán sus primeros concejales que no pueden ver. Ellos no solo ganaron  el cargo en las elecciones seccionales pasadas, sino que tuvieron alta  votación en sus localidades. Ahora se preparan para asumir sus despachos con ayuda de la tecnología y con sus propuestas para sectores vulnerables.

Diana Coloma  apunta a mejorar acceso y dar apoyo a  jóvenes

Con 27 años, Diana Coloma será la primera concejala con discapacidad visual que tendrá Santo Domingo, llega representando a Democracia Sí-Construir (listas 20-100). Es la concejala más votada. Su reto se enmarca en ayudarse en la tecnología para legislar y fiscalizar.

A su teléfono llegan mensajes y llamadas constantemente, ella los responde  valiéndose de una configuración que hizo en su celular, se coloca los audífonos y logra escuchar lo que sus contactos le escriben. “Esta configuración tienen todos los celulares, se pueden oír los mensajes y los puedo responder sin problema”.

Esa  herramienta también le sirvió en su campaña electoral, estuvo en chats de sus compañeros candidatos y se conectaba con un grupo de amigos que le ayudaron.

La concejala electa perdió la visión a los 19 años cuando se sometió a una tercera operación por el desprendimiento de retina en ambos ojos, antes de operarse tenía poca visibilidad y al salir de la intervención quirúrgica los médicos le indicaron que se recuperaría, esto no ocurrió y empezó a vivir con su discapacidad.

En la papeleta aunque ocupó el tercer casillero del distrito 2 de Santo Domingo, logró el primer lugar en su distrito, la plancha más los sufragios unipersonales le dieron 98.484 votos, superando a sus compañeros del primer y segundo casillero. “Soy la concejala más votada del cantón, la gente no votó por lástima, sino porque conoce que siempre he trabajado con la juventud”.

Su campaña la adaptó a su condición y recorrió Santo Domingo acompañada de un guía, que por lo general era su esposo o un amigo de confianza. “Yo caminaba, me mojaba, corría, hablaba con la gente con normalidad para darles a conocer mi propuesta”.

La gente no votó por lástima, sino porque conoce que siempre he trabajado con la juventud”.
Diana Coloma, concejala electa de Santo Domingo

Coloma se califica como una mujer que ha impulsado proyectos para personas con discapacidad y para jóvenes, asegura que su discapacidad fue un motivo para trabajar en lo social. “Desde que perdí la visión me di cuenta de muchas problemáticas que cuando veía no las sentía, por eso me dediqué a trabajar por las personas con discapacidad y especialmente por los jóvenes”.

Ya prevé no tener  problema para conocer los documentos del Cabildo, puesto que tiene instalado en su computadora un programa de lectura  para personas ciegas, así podrá escuchar los textos que debe revisar, además está preparando su firma electrónica para la sumilla de documentos que requieran de su aprobación.

La preocupación que tiene es sobre la poca accesibilidad para discapacitados que hay en el  municipio, actualmente un ascensor llega al cuarto piso, pero solo es usado por el alcalde y funcionarios. “Es difícil subir cuatro pisos para ir a mi oficina, ya hablé con el alcalde electo que se debe mejorar el acceso no solo para mí, sino también para los usuarios con discapacidad”.

Sus propuestas incluyen ordenanzas para mejorar la accesibilidad arquitectónica para discapacitados, generar política pública para grupos vulnerables y jóvenes. 

David Villavicencio quiere que se respete atención prioritaria

Daniel Villavicencio fue electo concejal del cantón Paute con 2.636 votos y desde el próximo mes se convertirá en la única autoridad no vidente en el Azuay. La discapacidad para este hombre de 41 años de edad nunca fue una limitante y desde su puesto dentro del Concejo, asegura,  impulsará ordenanzas que mejoren la calidad de vida.

Participó en las elecciones seccionales del 24 de marzo pasado en la papeleta de la alianza de los movimientos  Igualdad y  CREO, listas 82 y 21. Y entre los candidatos de las seis listas que se presentaron para concejales de Paute, él fue el segundo con más votos.

Villavicencio es un hombre que nunca se ha quedado quieto y desde hace varios años ha trabajado y colaborado en entidades como el Consejo Nacional de Discapacidades, el Consejo Nacional Electoral, la Sociedad de No Videntes del Azuay, y otras.

Por esa trayectoria, comenta, lo primero que le pidieron desde la alianza CREO-Igualdad fue ser candidato a alcalde, pero no aceptó porque su situación económica no le daba para enfrentar una campaña electoral de esas características.

Más tarde, dice, regresaron los directivos de la alianza para proponerle la concejalía y luego de dos días de reflexión aceptó.

Cuenta que lo pensó con sus hijos, su esposa, sus siete hermanos y su madre. Y ellos  le dijeron que “uno sale quemado cuando no tiene el apoyo popular”, pero también  estaba su convicción de servicio. Por esto decidió debutar en la papeleta con la condición de no afiliarse o adherirse ni a CREO ni a Igualdad.

Su campaña electoral incluyó recorridos, entrevistas y bailes. Y recorrió las calles, mercados, plazas.  Y esos pasos, saludos y estrechones de manos  con la gente  se convirtieron en votos.  Es el mejor ubicado de su lista. Su candidato a alcalde quedó en último lugar y el segundo aspirante a concejal de la alianza,  a 2.033 votos de distancia de Villavicencio. Por lo que concluyó que a la gente “no le importó la camiseta sino la persona”.

Desde los municipios han disfrazado que poner rampas es atención prioritaria, y no es así”.
Daniel Villavicencio, concejal electo de Paute

En su plan está una reforma radical a la ordenanza para las discapacidades que está vigente desde el 2009, pero también otras vinculadas a presupuestos participativos, reactivación de la organización barrial o desarrollo económico. Además hará respetar la Ley que establece  que el 10%  del presupuesto municipal se destine a grupos primordiales, porque desde los cabildos  “han disfrazado que poner rampas es atención prioritaria, y no es así”.

Villavicencio perdió la vista a los 15 años por un accidente, pero eso no ha limitado su superación académica y personal. Tiene dos carreras universitarias (Comunicación y Derecho), una maestría y una familia. Asegura que la discapacidad se ha convertido en una oportunidad y que los verdaderos discapacitados son los que “tienen una forma de pensar muy cerrada”. Por eso no descarta que este triunfo electoral  sea el inicio de una vida política.  

Fuente: El Universo

Related Articles