Home Deportes Carlos Torres Garcés: DT extranjeros incompetentes, historia que se repite en nuestro fútbol

Carlos Torres Garcés: DT extranjeros incompetentes, historia que se repite en nuestro fútbol

by editor

“Inevitablemente, Emelec me proporcionó un crecimiento muy grande en mi carrera (Mariano Soso, 16 de abril pasado)”.

Con esta sentencia, finalmente Mariano Soso decidió abandonar al Emelec. No es la primera, y peor aún, no será la última vez, que este tipo de confesiones ocurran porque desde hace mucho tiempo, hasta la actualidad, nuestro país se ha caracterizado por dar espacio a entrenadores –tal cual como dijo el incompetente Soso– que vienen a aprender a dirigir, a ganar experiencia y a catapultarse hacia otros mercados.

Nos dijeron que lo más importante de la hoja de vida del extécnico del Emelec era haber sido un aprovechado discípulo de ese gran DT argentino que es Marcelo Bielsa. Para enriquecer esta columna sobre Soso y otros como él, les contaré una anécdota del supuesto mentor de una suerte de epidemia de entrenadores que ha decidido llamarse ‘La Escuela Bielsa’ y que recorre especialmente América.

Hace unos años nos vendieron la misma bicicleta, pero bautizada como ‘Escuela Renato Cesarini’. Mañana nos la venderán con otro nombre, y así sucesivamente, mientras se considera que los técnicos nacionales tienen poca jerarquía, pese a existir un Instituto Tecnológico Superior de Fútbol de la FEF.

Esta anécdota sobre Bielsa nos descubrirá a un hombre honesto, que deja enseñanzas únicas. Un singular personaje del fútbol que ha trascendido en el mundo de este maravilloso deporte –eso sí, ganando pocos títulos– y que tiene muchos seguidores por sus métodos de entrenar y por su educada e ilustrada forma de expresar sus ideas.

Dicen que una vez fue contactado para dirigir a un equipo mexicano. Bielsa aceptó reunirse con el presidente de ese club para acordar temas relacionados con su contratación. Viajó hasta Guadalajara y después de los saludos, agradecimientos y otras aproximaciones que son clásicas, Bielsa le preguntó a su interlocutor: “Dígame usted, señor presidente, ¿cuánto vale su club, $ 100, $ 200, $ 300 millones?”.

El presidente, un multimillonario acostumbrado siempre a llevar la iniciativa, se sorprendió, meditó un momento y dijo, casi sorprendido por la pregunta: “$ 500 millones”. Bielsa lo cortó y lo interrogó: “Señor presidente, le hago otra pregunta: ¿Usted me conoce a mí?”. El directivo balbuceó algo así como “¡sí, sí!… Lo conozco a través de lo que dicen los medios y de gente que habla muy bien de su trabajo”.

Bielsa nuevamente lo detuvo y aclaró: “Entonces usted no me conoce. Si usted realmente no me conoce, ¿cómo se le ocurre confiarme un patrimonio tan grande?”.

Finalmente, por cualquier razón, Bielsa decidió no aceptar la oferta. Tal vez no era un proyecto interesante para él.

Ahora sí, tras ponerme en contexto, parafraseo a Bielsa: ¿Cuánto creen ustedes que cuestan Emelec o Barcelona? No solo en términos económicos, también históricos y de valores deportivos. Yo creo que mucho. Pregunto a los entendidos e hinchas del Emelec o Barcelona: ¿Ustedes confiarían el patrimonio de su empresa a un joven que no nos conoce como país, que no conoce nuestros clubes, y al que nosotros lo conocemos poco o nada en el ámbito del fútbol?

¿Sabemos si su discurso será coherente con los valores deportivos y económicos de la institución? ¿O solo porque dice ser discípulo de Bielsa o de otro se lo contrata? ¿O porque cuando dirige desde la zona demarcada para los DT camina de un lado para otro, como su maestro, y en cada esquina de esa demarcación toma agua de una botella como el competente Bielsa?

Además, ¿sabemos si será capaz de desarrollar un liderazgo que permita que los futbolistas crean en él?, ¿su modelo de entrenamiento y el estilo de juego que representa son compatibles con la plantilla que liderará?, ¿sabemos si conoce, desde el punto de vista fisiológico, cómo preparar a un futbolista en situaciones geográficas como las que existen aquí, como altitud extrema y climas muy húmedos?, ¿si es capaz de entender los efectos nocivos de estas realidades y hallar respuestas a través de su capacidad y conocimiento de preparación de equipos de fútbol?

Estimado lector, insisto: ¿Confiaría su patrimonio a un todavía inexperto que está “en proceso de crecimiento”, como él mismo honestamente aceptó ? Se dice en los mentideros del fútbol que algunos jugadores se habían quejado mucho del trabajo de Soso, de su forma de confundirlo todo con distintas alineaciones, que en la semana entrenaba con unos y que el domingo alineaban otros. Es decir, había mucho enfado en el plantel. Dicen que esa estrategia es una muy mala para dar valor a una estructura inteligente y sensible.

Positivamente comentan que aportó algunas herramientas tecnológicas novedosas para desarrollar su trabajo y que es muy buena persona, que se expresa bien y otras linduras. Pero parece que a Soso se le olvidó, o no conoce, que la mejor herramienta que existe en cualquier actividad es el talento humano (y Emelec lo tiene, y mucho). Y que quien asume la responsabilidad de conducir individuos está obligado a introducir conceptos modernos de entrenamiento; pero, asimismo, –y esto es lo fundamental–, impregnar a través de esto la inteligencia sensible. Es decir, que la fuerza que guíe a sus reflexiones y descubrimientos sea para los futbolistas acumulativa y conectiva.

Así es como los grandes entrenadores de hoy han logrado obtener lo mejor de cada futbolista para ponerlos al servicio de los equipos. Por mi propia experiencia digo que hoy entrenar equipos va más allá de ser un buen discípulo de alguien. Cuando uno se emancipa y asume transitar solo como técnico, no alcanza con caminar por la zona de entrenadores, andar muy desaliñado o tatuarse el cuerpo. Esas son características muy personales y copiárselas al mentor de turno demuestra falsedad e incapacidad.

En conclusión, no estaría mal recomendar a los dirigentes en general que antes de contratar futbolistas y técnicos –por la importancia y trascendencia de nuestras instituciones– tengan muy en cuenta la anécdota de Bielsa. Conocerla nos impone que antes de dar un paso al vacío establezcamos cuál es el verdadero valor –en todos los sentidos– de lo que tenemos. (O)

Fuente: Marcador (El Universo).

Related Articles