Home Tecnología Las empresas tecnológicas deben renunciar a su incómodo secreto: los humanos