Home Uncategorized Corrupción, el eje de la conferencia anual de la CAF en la región

Corrupción, el eje de la conferencia anual de la CAF en la región

by editor

El Banco de Desarrollo de América La­tina- CAF celebra su aniversario número 50 con una conferencia internacional, que se realizará el jueves 7 de noviembre del 2019 y que se denomina Gobernanza, integridad y transparencia para el desarrollo.

En el encuentro se analizará el problema de la corrupción en la región. En el marco del encuentro, la CAF presentará el libro ‘Integridad en las políticas públicas, claves para prevenir la corrupción’.

De acuerdo con este documento, la corrupción es un fenómeno difícil de cuantificar al tratarse de prácticas clandestinas. Pese a ello, existen estudios que se han enfocado en medir este problema.

Por ejemplo, los indicadores elaborados por Transparencia Internacional muestran que la percepción de la incidencia de corrupción en América Latina y el Caribe es ligeramente mayor que en el resto del mundo, y mucho más respecto a regiones más desarrolladas. Ecuador aparece en el puesto 12 de 20 economías de la región.

Las excepciones son Chile, Costa Rica y Uruguay, donde la percepción sobre la incidencia de la corrupción es menor.

La CAF, a través de una encuesta realizada en el 2018 buscó medir este fenómeno por ciudad. Según ese informe, el 23% de la población de esas localidades declaró que en el último año algún funcionario público le había pedido una coima o pago informal para obtener un servicio o agilizar un trámite. El mayor índice se registró en La Paz y, el menor, en São Paulo. Quito aparece cerca de la media regional.

Enterprise Surveys del Banco Mundial, en cambio, midió este fenómeno en el sector empresarial. Ese reporte evidencia que un 13% de los ejecutivos y propietarios de firmas de América Latina, quienes participaron en la encuesta publicada este año, consideró que empresas similares a la suya pagan sobornos para asegurar contratos con el Gobierno.

Los resultados de este estudio colocan a Ecuador ligeramente por encima del promedio en América Latina.

En el índice de control a la corrupción, los países de la región también aparecen peores puntuados que las naciones en desarrollo. Uruguay, Chile y Costa Rica aparecen con mejor calificación. Mientras tanto, Venezuela, México, Nicaragua, Bolivia y Ecuador están en los últimos lugares.

El representante de la CAF en Ecuador, Bernardo Requena, explicó en entrevista con EL COMERCIO que la corrupción tiene dos efectos perversos en la sociedad.

El primero es que se trata de un freno al desarrollo. “En el momento en que la gente siente que hay corrupción en un país, pierde confianza, invierte menos o poco, las inversiones no son tan buenas, hay una baja productividad y un bajo crecimiento”, comentó.

El segundo efecto es que la calidad de los servicios públicos disminuye, sea porque el dinero se fuga para la corrupción o porque los Estados no contratan a la mejor empresa. “Si no tienes un servicio de buena calidad, la gente no se siente bien y eso se traduce en insatisfacción”.

Los gobiernos de la región han venido trabajando enfocados en el desarrollo de las capacidades de sus organismos de investigación y administración de la justicia.

La CAF propone ir más allá y trabajar también en la prevención. En la conferencia, que se realizará en el Hotel JW Marriott, a las 08:00, se abordarán varios aspectos relacionados con esta propuesta.

La cita será el jueves y arrancará con las palabras de apertura de Luis Carranza, presidente ejecutivo de la CAF. El discurso inaugural estará a cargo del vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner.

En el encuentro participarán unas 500 personas, entre expertos, catedráticos y autoridades de México, Chile, Reino Unido, Panamá y otros. Entre los panelistas están: Felipe López-Calva, director para América Latina y el Caribe del PNUD; Marisol Argueta de Barillas, miembro del Comité Ejecutivo del Foro Económico Mundial; y Alberto Precht, de la Junta Directiva de Transparencia International.

La conferencia está compuesta de cuatro paneles. En el primero se discutirá cómo superar la crisis de confianza y cómo pasar de la sanción a la prevención en los países.

El segundo es sobre gobernanza y transparencia en el sector de infraestructura. En el tercer panel se abordará el gobierno digital, la apertura de datos y la participación ciudadana como herramientas para prevenir o limitar la corrupción. “El espacio ideal para que alguien se aproveche es aquel donde no hay información”, agregó Requena.

El último panel tratará del fortalecimiento de las capacidades en lo público y en lo privado, ya que el combate a la corrupción es una ecuación donde participan esos dos actores.

Fuente: El Comercio

Related Articles