Home Política “Quien aspire a dirigir el país tiene que contar de qué vive”

“Quien aspire a dirigir el país tiene que contar de qué vive”

by editor

El líder del Movimiento CREO, Guillermo Lasso, candidato presidencial y expresidente del Banco Guayaquil comparte las cifras de sus obligaciones tributarias y recrimina que haya falta de transparencia en figuras públicas que aspiran a ocupar cargo público.

Guillermo Lasso es la primera figura pública que, al ser preguntado por EXPRESO por sus obligaciones tributarias, no se inmuta, no titubea y no se pone a la defensiva contando lo que paga de impuestos. No tiene problema en transparentar sus cuentas y, de hecho, considera que es el primer sacrificio que debe hacer cualquier persona con aspiraciones públicas.

– Ecuador se ahoga económicamente ante la falta de ingresos, en un contexto donde ha proliferado la corrupción y se han perdido miles de millones de dólares. Y, ahora, la reforma económica plantea calificar como reservados los datos tributarios de las autoridades. ¿No es ahondar en la opacidad?

– Me parece absolutamente inaceptable. Todo ecuatoriano que levante la mano y aspire a dirigir el país, a ser dirigente político, gremial o social tiene la obligación de ser transparente con los ecuatorianos y entregar, como mínimo, la información tributario y dejar claro de qué vive él y su familia. También aquellos que han tenido éxito en su vida, aunque no sean dirigentes, porque es una obligación de todos contribuir al desarrollo del país.

– ¿Es un error o usted ve algún cálculo político en ocultar ese tipo de datos?

– Es un error. Si queremos luchar contra la corrupción, debemos propender hacia la transparencia. Sobre todo, se tiene que conocer respecto de aquellas personas que quieren que esa información sea reservada -que no tiene por qué serlo, insisto- y de aquellos que no pagando nada de impuestos, proponen modelos económicos aumentando el pago de tributos de los pocos ecuatorianos que sí pagamos Impuesto a la Renta.

– ¿Cuánto paga usted?

– En lo personal, he pagado más de 14 millones de dólares en 10 años. Eso no lo paga ningún político ecuatoriano y de los empresarios, soy de los que más paga, pero no de los que más gana. Hoy, usted como periodista, tiene acceso a la web del SRI y puede confirmarlo. Tienen que saberlo todos los ecuatorianos porque si he pagado eso en los últimos 10 años, pues obviamente lo seguiré haciendo.

– ¿No le incomoda hablar de esto? Otras figuras han reaccionado a la defensiva…

– Tienen que contarnos su vida. Son los dirigentes del país. Ese es el primer sacrificio que tienen que hacer por el país: que su vida personal y familiar pase a la vitrina pública. A mí no me incomoda ninguna pregunta en el campo de impuestos ni de declaraciones patrimoniales.

– Algunos declaran, pero los montos que pagan contrastan con el nivel de vida que llevan…

– Hay mucho que mejorar porque la sociedad ecuatoriana es permisiva. Nadie se atreve a hacer una pregunta que pueda incomodar al poderoso del momento. Y eso, posteriormente, se convierte en corrupción, porque hay impunidad. Cuando de la noche a la mañana, vemos a una persona que andaba en transporte público y luego en BMW… Eso ya debería ser motivo de investigación si se trata de un funcionario público.

– Si reflotaran todos los impuestos que no se pagan, ¿alcanzaría para aumentar los ingresos del Estado sin un alza tributaria?

– Definitivamente. Por un lado hace falta una reforma tributaria que amplíe la base de contribuyentes y, por otro, que la autoridad de control actúe con mayor firmeza. El objetivo de una reforma tributaria -y este proyecto no lo es- debería ser que todos los ecuatorianos, aunque sea con un dólar al año, contribuyan al sostenimiento del Estado. Y que la información sea transparente y pública para que sepamos exactamente cómo aquellos que quieren dirigir el país no calzan su vida con los pagos que realizan al Estado.

Fuente: Expreso

Related Articles