Home Comunidad Indígenas y militares, actores frecuentes en ‘derrocamientos’ de gobiernos

Indígenas y militares, actores frecuentes en ‘derrocamientos’ de gobiernos

by editor

“En la historia de nuestro país, quienes tienen la posibilidad de respaldar o retirar el respaldo a un gobierno son los militares; mientras que los golpistas necesitan siempre una imagen de un respaldo popular y buscan a los indígenas que tienen capacidad de movilización”, concluye Vladimiro Álvarez Grau, exministro de Gobierno en la administración del exmandatario Jamil Mahuad.

Su reflexión se da a propósito de que hoy se cumplen 20 años del derrocamiento de Mahuad, en una de las tantas protestas en las que el movimiento indígena y los militares han sido protagonistas.

Las primeras semanas de enero de ese año las noticias estaban marcadas por las movilizaciones de los sectores sociales, que demandaban soluciones a la crisis económica, que se arrastraba desde 1999 por el congelamiento de depósitos y bancos cerrados, que explotó con el anuncio de la dolarización el 9 de enero.

  • Lo que sucedió en el derrocamiento de Mahuad

Así fue que la mañana del 21 de enero, miles de indígenas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), liderados por su presidente, Antonio Vargas, llegaron a Quito para tomarse el Congreso Nacional, con la ayuda de un grupo de coroneles sublevados de las Fuerzas Armadas, quienes integraron una Junta de Salvación Nacional, que presionó a Mahuad a dejar la Presidencia.

Ese triunvirato lo integraban el coronel Lucio Gutiérrez, Vargas y el expresidente de la Corte Suprema de Justicia Carlos Solórzano.

En cuestión de horas, Gutiérrez fue reemplazado por el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Carlos Mendoza, que al siguiente día apoyó a Gustavo Noboa, quien formó binomio con Mahuad, a asumir la Presidencia de Ecuador.

El movimiento indígena no tomó el poder, y aunque las carreras de los militares sublevados se truncaron, vieron la oportunidad de fundar el Partido Sociedad Patriótica (PSP), liderado por Gutiérrez, con el que llegó a la Presidencia.

Él dice que no se arrepiente de nada, y al contrario, resalta haber “sacrificado” su carrera militar por un “acto heroico de respaldar al pueblo”.

  • Mahuad pensó en proclamarse dictador, revela libro de Noboa

Justifica que el protagonismo de los militares en hechos políticos se da por la misión de “defender al pueblo, porque los militares de honor no podemos reprimir por causas justas”.

El exprefecto de Zamora Chinchipe y uno de los líderes de la Conaie, Salvador Quishpe, deduce que después de 20 años, los gobiernos “no han aprendido la lección” y administran el país sin un plan económico.

Entre 1999 y el 2000, Quishpe era presidente de la Ecuarunari, brazo de la Conaie. Recuerda que la indignación que los movía en ese entonces, como hoy, es la “clase política que no aprende, que repite las mismas faltas de ayer”.

Un ejemplo es lo que ocurrió en octubre del año anterior, cuando el presidente Lenín Moreno enfrentó violentas protestas indígenas y sociales, tras ordenar la eliminación los subsidios a los combustibles.

Había grupos que pedían su salida. Y –así como Mahuad salió porque las Fuerzas Armadas le retiraron el apoyo– el líder de la Conaie, Jaime Vargas, les pidió lo mismo: “Únanse al pueblo, señores de las Fuerzas Armadas, señor comandante, quítenle el apoyo a ese…”. Sin embargo, no tuvo eco.

  • 20 de abril del 2005: Cayó Lucio Gutiérrez; Alfredo Palacio, presidente

Álvarez reprocha a los líderes indígenas que “siempre salen con un nuevo planteamiento difícil de ser acogido, una vez que un gobierno admite aceptarles uno”.

Es decir, “piden más”, para plantear “nuevas posibles soluciones, unas imposibles, para montar un estado indígena, sobre el estado democrático”.

“El país debe reconocer que independientemente de la importancia que tienen los indígenas, no dejan de ser una minoría frente a la mayoría del pueblo. Sus posturas son los de supremacía indígena”, agregó.

  • Recuerdan asonada indígeno-militar que derrocó a gobierno en Ecuador

Para el analista Felipe Burbano de Lara hay una lección no aprendida: el sector indígena es “un actor importante”, con una agenda política que “quizá no hemos entendido”; y pese a su fuerza, no llegan a gobernar porque son “un movimiento social, no un partido político”. (I)

FUENTE: EL UNIVERSO

Related Articles