Home Espectáculo Autoras de libro explican por qué todas deberíamos ser como “Miranda” de “Sex and the City”, aunque no fuera la más popular

Autoras de libro explican por qué todas deberíamos ser como “Miranda” de “Sex and the City”, aunque no fuera la más popular

by Kelvin Jarama

No era la más sexy de las cuatro, tampoco la más romántica, pero sí la más mesurada y realista, esa mujer que quizás a los 20 años nos parece un poco represiva de esas emociones y sentimientos que se desbordan a una edad joven. Un personaje poco valorado en la serie de “Sex and the City” de los noventa que nos llevó a parecer hasta poco carismática. Ella era “Miranda Hobbes”, la pelirroja de ojos azules que era la más inclasificable de las cuatro.

Las otras tres correspondían a los arquetipos de la fashion victim (Carrie) , la tradicional y optimista (Charlotte) y la hedonista y frívola (Samantha), pero el papel de lista le quedaba muy bien a Miranda, aunque nadie quería identificarse con ella, a nadie le parecía esa una cualidad para enorgullecerse.

Chelsea Fairless y Lauren Garroni en su libro “Nosotras deberíamos ser Miranda: Lecciones de vida de Sexo en la ciudad” explican por qué las mujeres deben fijarse más en este personaje tan infravalorado en la serie. Las autoras del libro alegan que erramos: “Pensábamos que si llevábamos una vida basada en Carrie, eso nos conduciría hacia una vida llena de gloria. En cambio, terminamos con amantes sociópatas y unos armarios llenos de deplorables compras de H&M”.

En el libro señalan que “la mayoría de fans se decantaba por Carrie, las conservadoras se decantaban con Charlotte, empatizando con su aspecto de niña buena; las más descaradas y promiscuas por Samantha y las que preferían caerse muertas antes que escuchar a un hombre adulto susurrar ‘siempre tuyo, siempre mía, siempre nuestros’, esas serían las Mirandas”.

Miranda y su practicidad

“La personalidad típica de una Miranda se caracteriza por un leve recelo hacia las normas estipuladas por la sociedad. Las Charlottes podrían etiquetarnos como pesimistas, pero ser realista en esta época de locura nos ha ayudado a mantener la poca dignidad que nos queda. Este mecanismo de autodefensa no nos convierte en unas desalmadas, a pesar de lo que nuestros ex puedan proclamar al abandonarnos”, escriben Fairless y Garroni.

A ella nadie la pisoteaba y se veía genial en los trajes de pantalón, pues los lucía como nadie y al igual que ella, las mujeres como Miranda apuntan, aman apasionadamente, pero no permiten jamás perder su autonomía. Se adaptan a situaciones inesperadas, como un embarazo sorpresa o una mudanza a Brooklyn.

Y al igual que Miranda, las autoras señalan a otras mujeres como: Juana de Arco, Hillary Clinton, Roxane Gay, Katharine Hepburn, Diane Keaton, Angela Davis, Virginia Woolf, Jodie Foster, Greta Garbo, Susan Sntag, Judith Butler. Todas estas mujeres son señaladas por las autoras como arquetipo Miranda.

También añaden que una Miranda necesita tanto amor como como sus amigas, pero que no lo pregona para que todos sepan. “Las manifestaciones públicas de sentimientos la desconciertan, especialmente las baladas espontáneas a piano de artistas conceptuales rusos. Los osos de peluche, las frases escritas en el cielo por una avioneta y las galletas gigantes que llevan escrito ‘te quiero’ no la ponen tontorrona. Las Mirandas (y las Samanthas) tienen el buen juicio de saber que las declaraciones de amor demasiado elaboradas son horteras, sobre todo en la era de las redes sociales”, agregan.

En el amor

“Todas las Mirandas saben que el amor tiene la capacidad de robarnos nuestra dignidad. No queremos despertarnos un día y encontrarnos golpeando al amor de nuestra vida con el ramo de novia”. Les suena, ¿verdad? Sin embargo, Miranda (y las que son como ella) queda noqueada por el miedo. “Nuestra especie es mucho más de empezar una pelea sin motivo aparente y luego bloquearlo hasta que haya pasado el tiempo suficiente para que podamos procesar nuestros sentimientos. Este comportamiento es de persona inmadura e ilógica, pero cuando una Miranda necesita espacio, hará lo que sea por conseguirlo”.

Más enseñanzas de Miranda:

“No es el destino, tiene la luz encendida y punto”, dijo en una ocasión nuestra heroína inédita a su amiga Charlotte a cuenta de su nuevo romance con Trey, un hombre que había conocido hacía dos semanas y del que afirmaba que era “el elegido”. La tesis de miranda es: “Los hombres son como los taxis, cuando están preparados para tener una relación seria, su metafórica luz está encendida. La primera que se suba a ese taxi (es decir, la primera mujer que se cruce con la que tenga cosas en común), se convertirá en su prometida. Su teoría tira al traste la noción de que estos solteros encuentren a su alma gemela, lo que les ocurre es que les entra una urgencia por casarse fruto de su instinto de supervivencia y motivada por caer en la cuenta de que no quieren morir estando solos”.

¿Si la dejan?

o hay problema.Miranda es de tragarse sus sentimientos, llamar al trabajo y decir que está enferma, comprarse un juguete sexual, correr una maratón, hacerse la depilación brasileña, escribir a un follamigo, ponerse pezones falsos, cambiar el feng shui de su habitación y fumarse un porro. Listo. En cuanto al sexo, una gran recomendación: “Sólo practico sexo oral si me lo practican a mí”. (E)

FUENTE : EL UNIVERSO

Related Articles