Home Tecnología Universidad San Francisco de Quito desarrolla prototipo de respirador artificial

Universidad San Francisco de Quito desarrolla prototipo de respirador artificial

by editor

Previo a la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud ante la situación del coronavirus COVID-19, investigadores de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) se encontraban desarrollando un prototipo de respirador artificial con el objetivo de reemplazar la operación manual de estos objetos y además atender la escasez de estos aparatos en los centros hospitalarios.

Alfredo Valarezo, docente de la carrera de Ingeniería Mecánica, explicó que este es un primer prototipo y que ahora lo someterán a pruebas y puesta a punto para que pueda reproducir el proceso de respiración del cuerpo humano.

Tras una invitación de la decana de la Escuela de Medicina de la USFQ, Michelle Grunauer, hace unos seis años para desarrollar una tesis de grado para hacer una primera versión de un respirador, hubo otro proyecto con un mecanismo diferente años después también. «Ahora teníamos ese bagaje y experiencia y dijimos que esta es la acción real para lo que se preveía este tipo de proyectos».

El prototipo tiene un mecanismo que es activado por un motor eléctrico, que reemplaza la acción manual de los enfermeros aplastando una bolsa de resucitación. El respirador tiene un diseño con un balancín accionado por una leva en espiral, que se mueve con un motor de pasos. Este proceso es calibrado y monitoreado para ajustar su funcionamiento.

El diseño del prototipo es similar a un modelo desarrollado por el grupo ReesistenciaTeam, de la Universidad de Asturias, esto porque la institución comparte lo que están haciendo así como las pruebas que realizan con animales.

«Si la pandemia no da tiempo lo que haríamos es seguir casi al pie de la letra lo que han hecho ellos y aquí reproducirlo… La aspiración es que esté en el corto tiempo», explica Valarezo

Señaló que están en comunicación con iniciativas similares y en caso de ser necesario, estas podrían juntarse para agilitar el desarrollo de proyectos. En total 12 personas integran el equipo de investigadores y además cuentan con asesoría de médicos como la decana de la Escuela de Medicina de la universidad.

Actualmente ya se buscan proveedores que cuenten con el stock para que así en el momento que ya realicen las pruebas y cuenten con las autorizaciones poder producirlos. Entre los equipos médicos necesarios son bolsas de emergencia (conocidas como Ambu) y bolsas Jackson Rees (conocidas como bolsas pulmón), además de motores de pasos y sensores de presión para poder masificar esta iniciativa.

Cortesía del diario El Universo

Related Articles