Home Comunidad Levantar a Guayaquil luego de golpe de pandemia, compromiso firme de cuatro sectores

Levantar a Guayaquil luego de golpe de pandemia, compromiso firme de cuatro sectores

by editor

Guayaquil necesita que le giren puntual sus rentas desde el Gobierno central; requiere tener un gobierno local fortalecido, impulsar la competitividad, bajar los impuestos, tener facilidades en el comercio y poner los ojos y facilitar el funcionamiento de redes populares de comercialización. Pero sobre todo, la ciudad necesita una unidad férrea para sobreponerse de una de las peores crisis de su historia vivida este año por la pandemia del COVID-19 y solo comparable con los grandes incendios y dos pestes que asolaron en siglos pasados.

Estas son algunas de las conclusiones y compromisos asumidos en un diálogo virtual organizado por este Diario esta semana, a propósito del aniversario 485 del proceso fundacional de Guayaquil. Fueron cuatro sectores fundamentales: el municipal, el comercio organizado, la academia y la organización social, los que estuvieron representados en un análisis que se centró en sobre cómo levantar a la ciudad luego de la pandemia, cómo refundarla, cómo proyectarla con más fuerza. Y lo ven posible.

Participaron la alcaldesa Cynthia Viteri; Francisco Swett Morales, decano de la Facultad de Negocios y Economía de la Universidad Espíritu Santo; Juan Carlos Díaz Granados, vicepresidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil; y Richard Intriago, docente universitario, experto en economía popular y dirigente social.

La alcaldesa esbozó la labor municipal en la pandemia y los objetivos futuros. Resaltó que los servicios nunca se paralizaron y alabó el accionar municipal en salud, que ha permitido que en hoy sea vista a nivel internacional como un ejemplo de control de uno de los peores brotes de COVID-19 del mundo, meses después de haber sido el foco de la pandemia en Sudamérica.

Aquello, según la alcaldesa, se ha logrado pese a que el Gobierno central no ha transferido los recursos al Cabildo desde marzo, con una deuda de 130 millones de dólares. Y también citó la dificultad del Municipio de canalizar 50 millones de dólares de sus arcas para entregar préstamos de hasta 10 mil dólares a pequeños y medianos comerciantes, porque el banco de administración estatal no quiso hacerse cargo.

Francisco Swett fue radical en este tema. Dijo que se ha llegado a la conclusión de que el modelo de gobierno, en la estructura del Estado, requiere de una revisión profunda. “No podemos seguir así… El hecho de que esta ciudad, nuestra ciudad, no reciba los recursos, que se le lleven los recursos, todo para la cuenta única del Tesoro Nacional, donde es dispuesta arbitrariamente como recursos ajenos, que no son del gobierno central sino que en este caso son de la ciudad misma que los generó (…) lo que demuestra es indolencia, ineptitud, incapacidad y corrupción”, afirmó Swett.

Planteó dos temas: La territorialidad de los impuestos y garantizar la capacidad de autonomía administrativa.
Richard Intriago advirtió que la pandemia ha dejado como lección que no solo Guayaquil sino el mundo puede sufrir severas crisis alimentarias. “Creo que hay que repensar el papel que jugamos todos los actores, tanto la función pública, el sector privado y la organización social…”, enfatizó.

Contó la experiencia del Movimiento Nacional Campesino Fecaol, que él preside, que organizó brigadas campesinas por la soberanía alimentaria. Así, lograron, dijo, un sistema de abastecimiento alimentario directo entre el campo y la ciudad para poder disminuir costos.

“¿Qué ocurre? Esta desconexión entre el campo y la ciudad hace vulnerable a la ciudad para el abastecimiento alimentario y además hace vulnerables a los campesinos”. Para combatir aquello, propuso: “Bajemos los guantes y trabajemos en una sola vía…”, señaló. Y propuso fomentar el trueque organizado.

El diálogo no olvidó todas las pérdidas de vidas y económicas que dejó la pandemia, pero se centró en mirar al futuro. Por eso, Juan Carlos Díaz Granados, expresó que es una época para soñar por un Guayaquil mejor.

“En cuanto a soñar partimos de la base de que Guayaquil tiene el 83% del comercio internacional que circula por el río Guayas y por el puerto de Guayaquil. Ese es un dato muy importante, ahora que estamos sumidos en este momento de la historia en la pandemia y está muy bien eso de precautelar la salud y lo ha hecho muy bien, usted señora alcaldesa”, refirió.

Related Articles