Home Cultura Cabildo quiteño rinde homenaje a los héroes del 2 de agosto de 1810

Cabildo quiteño rinde homenaje a los héroes del 2 de agosto de 1810

by editor

Quito –

El día 2 de agosto de 1810 se dio en la ciudad de Quito una revuelta ciudadana con la intención de liberar a los próceres que estaban detenidos en el Real Cuartel de Quito, dichos próceres se encontraban encarcelados por participar en 1809, en la Primera Junta de Gobierno Autónomo de Quito. Sin embargo, ese día acabó con la masacre de los próceres.

Para conmemorar los 210 años de la masacre de esos héroes, el Concejo Metropolitano de Quito, en la sesión 083, rindió homenaje a los próceres de la independencia y en dicho acto intervinieron dos concejales y el alcalde Quito.

La primera en intervenir fue la vicealcaldesa Gissela Chalá, quien resaltó los hechos de aquella época y dijo que la revuelta popular del 2 de agosto de 1810 se ha encargado de posesionar los nombres de aquellos que fueron asesinados en el antiguo Cuartel Real de Loma, hoy Museo Alberto Mena Caamaño, pero también se debe resaltar el rol que cumplió la mujer en esta gesta histórica.

Además, la concejala menciona que la mujer tuvo una importante participación en los procesos libertarios, a pesar que en los textos históricos sus nombres no constan. Añadió que debemos recordar que esta revolución quiteña tiene nombres de mujer como: Manuela Espejo, Josefina Tinajero Checa, Mariana Mateus y Ascázubi, Manuela Cañizares, Rosa Zárate y Ontaneda, María Ontaneda, María de la Vega, Rosa Montúfar y Larrea y Manuela Quirola, Antonia Salinas y Josefa Escarcha, entre otras, que fueron mencionadas y firmadas en los documentos y en las actas por los vecinos de Quito.

Chalá indicó que estas mujeres que formaron parte de la revolución han sido omitidas por la historia y están en espera de ser escritas por las actuales y futuras generaciones en busca de fortalecer nuestra identidad y por último nuestros referentes.

En tanto, el concejal Mario Granda dijo que esta fecha histórica del 2 de agosto de 1810 la estaban celebrando de una manera que nunca nos imaginamos, sumidos en medio de una pandemia en la cual han surgidos nuevos héroes que día a día desde hace seis meses vienen luchando salvando vidas y, paradójicamente, vienen trabajando para liberar al ser humano de este virus que nos tiene sometidos.

Granda recordó que el proceso de independencia del Ecuador se inició con la revolución de Quito, que se llevó a cabo entre 1809 y 1812. Pero el 10 de agosto de 1809 los quiteños se levantaron contra la autoridad del Conde Luis de Castilla, pero la revuelta fue reprimida, los cabecillas encarcelados y Castilla fue destituido de su cargo.

En ese mismo año empezó la persecución contra los próceres ecuatorianos quienes fueron apresados y condenados por largos años de prisión. Por esta razón, el 2 de agosto de 1810 estalló la revuelta, esta vez para liberar a los próceres que estaban detenidos.

Un grupo de quiteños atacaron el Cuartel Real de Lima ubicado en la calle Angosta, actualmente calle Espejo, en ese sector también existía una casa conocida como “El Presidio”, donde estaban detenidos los patriotas.

Las tropas españolas asesinaron a los prisioneros que se encontraban en el calabozo. Entre los próceres asesinados se encontraban: Juan de Dios Morales, Juan Salinas, Manuel Rodríguez, Francisco Javier Ascázubi, José Luis Riofrio, Juan Larrea y Manuel Quiroga, señaló Granda.

El homenaje a los héroes concluyó con la intervención del alcalde de Quito, Jorge Yunda, quien manifestó que no se podía dejar pasar por alto la conmemoración de 210 años de esa masacre, en la que se luchaba por la libertad, uno de los principales derecho de los seres humanos.

El alcalde agregó que los héroes lucharon no solamente desde un discurso, sino entregando sus propias vidas, y que esa sangre de aquel 2 de agosto de 1810 se fertiliza en los siguientes países, por eso se la conoce a la ciudad como “La Luz del Continente”.

En estos momentos de pandemia, tenemos que transmitir valores cívicos a nuestros niños y jóvenes, y decirles que la libertad en nuestro país no fue fácil, porque se venía gestando desde mucho tiempo atrás, y uno de los principales influyentes desde aquel entonces de origen humilde, fue Eugenio Espejo, quien por esa época hablaba de la transmisión del virus de la viruela.

Además, Yunda mencionó que Eugenio Espejo también escribía en Primicias de la Cultura de Quito, en donde denunciaba las injusticias y luchaba por la igualdad de los derechos y la autodeterminación de los pueblos.

Por último, el burgomaestre dijo que los barrios de San Roque, San Sebastián, San Blas y el Centro Histórico son lugares que todavía expresan ese espíritu libertario. 

Related Articles