Home Comunidad En Guayaquil, viajes en buses son un riesgo por no usar mascarilla

En Guayaquil, viajes en buses son un riesgo por no usar mascarilla

by editor

Susana y su hija de 15 años tuvieron que tomar la línea C1 para comprar unas medicinas en el centro. Ella contó que en el transcurso de La Chala hasta la Bahía, unas tres personas en el bus se sacaron la mascarilla apenas ingresaron a la unidad.

«Con mi hija nos asustamos porque sabemos que es peligroso, un bus en que se sube mucha gente. Pero un señor se sacó la mascarilla y empezó a toser. Otros más atrás conversando sin mascarillas y uno como robot no intenta ni moverse porque teme contagiarse», lamentó la mujer.

Y es que el transporte público es uno de los espacios en que existe riesgo de contagio debido a que confluyen diferentes personas y no todas tienen los cuidados respectivos como se ha constatado por usuarios, médicos y autoridades que mediante ordenanza municipal ahora se sancionará por no portar mascarilla en este tipo de espacios.

El COE cantonal resolvió que se sancionará al conductor del vehículo y a su propietario por no controlar el uso de la mascarilla dentro de la unidad.

Héctor Hugo, arquitecto e investigador de la Universidad de Guayaquil y de la Mesa Técnica, explicó que el tema del transporte masivo es otro eje que se ha analizado para tomar las medidas, pues existen algunos factores de riesgos.

Uno de ellos es la falta de conciencia de muchos pasajeros que no usan la mascarilla o se la quitan en el trayecto y ponen en riesgo al resto de pasajeros. Otro tema que le llama la atención son los buses o carros que usen aire acondicionado.

«Es preferible ir en un bus sin aire acondicionado, con las ventanas abiertas para que recircule el aire. No todos los buses con aire acondicionado tienen algún filtro de recirculación, si alguien está con COVID-19 y tose o destornuda ese aire llega al sistema de aire y eso recircula», explicó él.

El experto contó que las autoridades deben coordinar para ejercer un mayor control en estos espacios que usan las personas para dirigirse a sus trabajos o actividades. «Considero que también el Ministerio de Salud debería preocuparse por la calidad del aire porque es un tema de salud pública», explicó.

Este martes, por ejemplo este Diario evidenció el retiro de mascarillas de parte de pasajeros de buses urbanos en el sector conocido como entrada de la 8, en el noroeste de Guayaquil.

Usuarios de varias cooperativas iban con la mascarilla en el cuello. Así descendían de las unidades, incluso quienes no portaban cubrebocas no tuvieron inconvenientes para acceder a los buses en ese sector.

Alrededor de las 10:00 de este martes, el ayudante de un bus de la cooperativa Florida, asignado en la ruta 28, cuyo disco era 1676, no llevaba mascarilla y así invitaba a los ciudadanos a abordar a la unidad, que en ese momento se adentraba a las cooperativas del sector Monte Sinaí.

Richard Aguilar, quien personifica al payaso Chesmicito, comentó que sus traslados en buses observa a usuarios sin mascarillas, sin que el conductor de la unidad exija su utilización.

«Yo ando en la 132, la 120, la 14 y veo que ya no le exigen a los pasajeros como antes sí», subrayó el artista de cara pintada.

José Flores, habitante, manifestó que el lunes pasado a alrededor de las 10:00, cuando regresaba de Durán, fue testigo de que el chofer de un bus de la cooperativa Panorama le exigió a una usuaria que se coloque la mascarilla para acceder al vehículo. «Sí se la puso, la sacó del bolsillo», aseguró.

Reuniones en hoteles solo con aforo controlado

Luego de presidir la sesión del COE cantonal, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, anunció́ la prohibición de realizar reuniones sociales en la ciudad debido al riesgo de aumento de contagios. Esta medida es solo para domicilios que organicen reuniones. Ayer, la presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil, Gloria Gallardo, indicó que esta disposición solo se aplicará a festejos en viviendas donde no se garantice un correcto control de las normas de bioseguridad.

“No será aplicada para hoteles y salones de eventos especializados que cumplan con todo lo requerido para seguir brindando su atención al público y el aforo solo serán las 25 personas”, explicó ella y contó que tuvo contacto con Allan Hacay, director de Riesgos y Cooperación del cabildo, para analizar esta situación.

Los hoteles ya cuentan con sus respectivos protocolos de bioseguridad y podrán realizar las reuniones de educación, corporativas, entre otras, que se hayan previsto con todo el control que se requiere en esta pandemia.

Estas medidas fomentan que la reactivación económica en el gremio hotelero se dé de a poco y con la debida responsabilidad con base en la contingencia que la ciudad tiene para evitar nuevos contagios del COVID-19, indicaron trabajadores de este gremio.

Related Articles