Home Comunidad Palacio Municipal de Guayaquil, una joya arquitectónica frente al río Guayas

Palacio Municipal de Guayaquil, una joya arquitectónica frente al río Guayas

by editor

El Palacio Municipal es uno de los edificios icónicos de la urbe porteña. Casa del cabildo de Guayaquil, su arquitectura es atrayente para los turistas que caminan por el centro de la ciudad. Está ubicado en avenida Malecón y 10 de Agosto, frente al río Guayas y junto a la Plaza de la Administración.

Desde finales del siglo XVI, la sede del cabildo fue situada en diferentes sectores, entre locales de alquiler y viviendas de las autoridades de la época, por el constante acecho de los piratas y los incendios que sufrió la ciudad porteña.

El primero asentamiento del cabildo fue en el Cerrito Verde. Entre los años 1634 y 1638, su sede fue en las casas del justicia mayor Pedro Alfonso Casco y luego en la de los corregidores Valentín de Valenzegui, Baltazar Malo de Molina y Juan Hinojoza Chávez.

Seis años después, la casa municipal fue construida en la plaza Santa Catalina; luego pasó a la vivienda del corregidor Francisco Vásquez de Silva. Para el siglo XVIII fue ubicada en el predio donde actualmente funciona, pero luego pasó a la Plaza de Armas, en las calles 10 de Agosto y Escobedo.

Para 1817, la sede del ayuntamiento o casa consistorial fue edificada en el actual predio, en Malecón y 10 de Agosto. En el sitio se firmó el Acta de Independencia de Guayaquil, el 9 de Octubre de 1820.

En 1908, el inmueble edificado con madera y teja fue quemado al descubrirse que en la parte subterránea habitaban roedores, que habrían generado la peste bubónica que azotó a la ciudad. Ante esto, nuevamente se cambió la sede del cabildo, que pasó a funcionar en el predio del actual Club de la Unión y en un local en las calles 10 de Agosto y Chile.

Para el año 1918, la Junta Patriótica del Centenario (de la independencia de Guayaquil), encargada de los festejos y obras para conmemorar los 100 años de la gesta emancipadora, estudiaba la posibilidad de establecer una casa municipal.

Dos años después, los ediles comenzaron a receptar varias propuestas para la edificación del nuevo edificio municipal. A mediados de 1921 se publicó la licitación para esta obra, de la cual resultó ganadora la Compañía Italiana de Construcciones. En 1922, Luis Orrantia, presidente del Concejo Cantonal, firmó el acta para la edificación de esta obra.

El arquitecto italiano Francisco Maccaferri, que residía en la ciudad y había participado en otras obras, realizó el diseño del edificio, mientras que la construcción estuvo a cargo del ingeniero Juan Lignarolo, quien contó con la colaboración de los arquitectos Paolo Russo y Juan Orús Madinyá.

El 31 de julio de 1924, en el predio donde se ubicaba la casa consistorial a inicios de siglo, se colocó la primera piedra del nuevo edificio. Cuatro años después, y por problemas de tramitación, estuvo listo el Palacio Municipal de Guayaquil.

Su inauguración se desarrolló el 27 de febrero de 1929, en conmemoración del centenario de la batalla de Tarqui. El acto estuvo liderado por el presidente de la República, Isidro Ayora, y Leopoldo Izquieta Pérez, presidente del Concejo Cantonal de Guayaquil.

El costo final de la edificación del Palacio Municipal fue de 2 305 000 sucres, una cifra muy alta para la época.

El edificio tiene un estilo renacentista moderno, con una mezcla del arte dórico-gótico de los años 20, siendo este una de las últimas construcciones influenciadas por arquitectos italianos. En su fachada destacan varias frases en latín, bajorrelieves y columnas. Su cúpula es icónica, así como las tinajas y figuras alegóricas en el triángulo superior de la fachada norte, hechas por el escultor italiano Emilio Soro.

Es característico el pasaje Eduardo Arosemena, que conecta la avenida Malecón con la calle Pichincha. Su nombre, en honor al primer presidente de la Junta de Beneficencia Municipal de Guayaquil.

En 1994, el Palacio Municipal pasó por un proceso de restauración en la administración de León Febres-Cordero.

Actualmente, en varias zonas del edificio se han ubicado jardines verticales. Para conmemorar fechas especiales, la fachada del Palacio se ilumina con luces led de diversos colores según el caso. 

Related Articles