Home Comunidad Sin clases presenciales, ¿qué sucederá con los útiles escolares y uniformes?

Sin clases presenciales, ¿qué sucederá con los útiles escolares y uniformes?

by editor

La ministra de Educación, Monserrat Creamer, presentó ante la Comisión de Educación de la Asamblea los lineamientos para la adquisición de recursos educativos en el ciclo 2020-2021 del régimen Sierra-Amazonía. En estos consta que mientras no haya una asistencia regular a las aulas no se exigirá la compra de uniformes.

Además, sobre las listas de útiles se establece la reutilización de materiales a los que los estudiantes tengan acceso como cuadernos reutilizables, lápiz, borrador y material reciclable.

Desde que Joaquín ingresó a maternal, cuando tenía un año, le pedían listas de más de 50 útiles, cuenta su madre, Daniela Donoso. Muchas de esas cosas –asegura– nunca las usó.

En el ciclo escolar que empezará el 1 de septiembre, desde casa, el niño que está por cumplir cuatro años cursará inicial dos, en un colegio particular del norte de Quito. El próximo lunes, la madre de familia deberá retirar un kit de materiales que el colegio le entregará para el primer quimestre.

Mientras el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional no disponga lo contrario, los alumnos de todo el país deberán estudiar desde casa. Para los del régimen Sierra y Amazonía eso implica iniciar el año así, por lo que los planteles se preparan y ajustan modalidades y planificaciones.

En el centro para niños de tres a cinco años Pepe & Mary, perteneciente al colegio Letort pidieron hojas recicladas para que los niños pinten y dibujen en uno de los lados sin utilizar. La rectora de la institución, Carolina Pinzón, señaló que los pequeños trabajarán con materiales con los que ya cuentan como pinturas y crayones.

Además de los implementos que los chicos tienen en casa, Pinzón señaló que en el segundo quimestre del año que finalizó, entregaron materiales que estaban en el plantel para que los chicos trabajen en casa. “En el nuevo ciclo usarían lo mismo”.

La institución construyó una lista para indicar a los padres lo que sus hijos necesitarán. La intención –explicó Pinzón– es que los representantes evalúen si los niños necesitan nuevos materiales o pueden usar los que tienen en casa.

Además de esa lista, según la planificación, el día anterior a cada clase las maestras pedirán productos de casa, por ejemplo, agua y harina para que los niños creen su propia masa y desarrollen su motricidad.

En la edad de tres a cinco es pertinente trabajar con técnicas grafoplásticas, señala Diana Chalán, maestra de La Casa del Castor, centro de educación inicial ubicado en Tumbaco. Esto –dice– permite potenciar la creatividad de los niños. Para eso, la parvularia explicó que serán necesarios materiales como crayones, marcadores, goma, papel crepé y celofán.

El resto –indica Chalán– implica trabajo con cosas que se encuentran en casa como arroz, granos secos, hojas secas, arena, azúcar para que los chicos peguen dentro, fuera o sobre el contorno de figuras que sus padres tendrían que imprimir.

Por tratarse de clases virtuales y por la edad de estos estudiantes, la maestra señala que deben trabajar en mantener atentos a los niños a una pantalla, por lo que también usarán musicoterapia y baile para estimular la coordinación, además de ejercicios corporales que potencien la lateralidad (arriba, abajo, adentro, afuera).

Los centros que ofrecen este nivel educativo analizan varias opciones sobre los útiles para el año que está por empezar, señala Lourdes Hernández, representante de la Corporación de Centros Infantiles Particulares del Ecuador (Crecipe).

La intención –dice– es que los niños usen insumos con los que cuentan. También analizan plataformas que ayuden a reemplazar los materiales. Y los niños nuevos deberán comprar, entre otros, pinceles o pinturas para uso personal.

Durante la cuarentena –dijo Hernández– fueron hasta la casa de los niños para entregarles kits con útiles que en sus centros infantiles. De eso quedó algo en stock, que planean usar en el nuevo año. Además, durante las vacaciones, las instituciones recomendaron a los padres guardar rollos de papel higiénico, de cocina o botellas plásticas.

Related Articles