Home Comunidad Coronavirus en Guayaquil: Investigan a médicos que no laboraron en pandemia, pero solo en sus hospitales

Coronavirus en Guayaquil: Investigan a médicos que no laboraron en pandemia, pero solo en sus hospitales

by editor

Carnés de discapacidad, permisos médicos y justificaciones que usaron profesionales del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) para ausentarse de hospitales durante la crisis sanitaria por el COVID-19 son investigados por la entidad, ya que en muchos casos los ausentes dieron servicio de forma particular a pacientes.

Así lo anunció el presidente del Consejo Directivo del IESS, Jorge Wated. Él explicó que hubo médicos que utilizaron su condición de vulnerabilidad para no estar en su sitio de trabajo en hospitales, pero sí atendieron en sus consultorios privados a pacientes y cobraron por eso.

«Hay que ver cuántos realmente se retiraron del hospital porque eran gente vulnerable, y cuántos se fueron diciendo que eran vulnerables, consiguieron un certificado médico y siguieron trabajando en otro lugar… Nosotros no podemos permitir eso. Tuvimos anestesiólogos en Guayaquil luchando por salvar vidas y otros en casa diciendo que tenían vulnerabilidad. Hubo incluso gente con vulnerabilidad que trabajó en los hospitales, peleándose por salvar vidas. Vamos a revisar ciudad por ciudad y caso por caso», lamentó.

En la emergencia sanitaria que vivió Guayaquil desde mediados de marzo a causa de la pandemia se reportó un ausentismo del 60% de sus profesionales en hospitales y centros médicos del Ministerio de Salud y del IESS, según detallaron doctores especialistas y gremios médicos.

El IESS reportó que, por ejemplo, en el Teodoro Maldonado Carbo salieron cerca de 1000 personas por concepto de vulnerabilidad, por lo que se espera desarrollar las indagaciones para evaluar una sanción o una destitución si se comprobara la falta.

Álex Díaz, exdirector del Teodoro Maldonado Carbo hasta mayo pasado, explicó que hubo un ausentismo de más del 40% en ese hospital cuando el retornó de su permiso médico a causa del COVID-19.

«Yo estuve en UCI, logré regresar a trabajar, pero me topé con que había más del 40 % del personal fuera, y en las primeras semanas fueron más. Ese hospital parecía un desierto. Y no solo personal médico, también del área administrativa que provocó que no se realicen algunos procesos necesarios en la emergencia, incluso no se puderon adquirir medicamentos inmediatamente, luego esto se fue normalizando», explicó él.

Indicó que hubo diversos escenarios en el personal y que sí se reportaron médicos y enfermeras que estuvieron muy graves a causa del virus y la carga viral que tuvieron que afrontar a mediados de marzo.

«Muchos médicos se jubilaron, otros renunciaron del miedo, había pánico. Otros sí se enfermaron de coronavirus y estuvieron al borde de la muerte como yo. También hubo los mentirosos, los mentirosos fueron aquellos que usaron carnés de discapacidad y resulta que eran falsos, a esos es lo que tienen que investigar», explicó.

Detalló que a lo que se reintegró en abril pasado los fue reintegrando de a poco. «Algunos estaban enojados porque no justificaban de forma correcta, regresaron enojados. Tuve que indicar que si no lograban comprobar su vulnerabilidad, debía desvincularlos. Otros sí no le pedimos que no regresen porque su vulnerabilidad ya era conocida antes dela pandemia, eran casos excepcionales», explicó.

Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, indicó que se deben analizar estos casos ya que la responsabilidad médica es para quienes hayan valorado a los profesionales ausentes, quienes avalaron a esos permisos.

«Todo eso es calificado por el médico ocupacional, la responsabilidad recae sobre el médico de personal de cada entidad o institución que es quien valora y califica a los profesionales con vulnerabilidad», explicó él, en el caso de que los permisos los hayan sacado por esa vía.

Detalló que entre los parámetros que para considerarse vulnerables en los centros de atención médica están profesionales que sean adultos mayores, que tengan comorbilidad como hipertensión, que tenga un grado de diabetes, que esté en un proceso de quimioterapia, también incluye el grado de discapacidad que tiene reportada la institución.

«Todo eso es evaluado, valorado y calificado por las jefaturas de salud ocupacional. Ellos son quienes califican si es vulnerable o no, si puede estar en el hospital o hacer telemedicina», explicó.

Servicio de más especialistas se suma a jornadas de cita presencial

Más de 22 especialidades médicas se pueden agendar de forma presencial en el hospital Efrén Jurado López, del IESS, luego de que su equipo médico se ha ido reintegrando de a poco en esta pandemia.

Los horarios de atención son de lunes a sábado, de 06:00 a 19:00, incluso días feriados. También hay modalidad en telemedicina. Se realizan las citas represadas durante la emergencia sanitaria, desde marzo pasado.

Las especialidades médicas que están disponibles son: cardiología, cirugía general, fisiatría, gastroenterología, anestesiología, traumatología, otorrinolaringología, odontología, terapia física y ocupacional, medicina general, interna y familiar, neumología, dermatología, ginecología, pediatría, psicología, endocrinología, urología, oftalmología y medicina preventiva.

El servicio de consulta médica virtual sigue habilitado en especialidades como psiquiatría infantil, ginecología, medicina general, cirugía pediátrica, cirugía plástica, geriatría y pediatría. Los usuarios pueden acceder a las citas en el call center 140 o en la ventanilla del hospital. 

Related Articles