Home Comunidad En Guayaquil, crisis de la transportación echa abajo planes de mejor servicio y los usuarios son los perjudicados

En Guayaquil, crisis de la transportación echa abajo planes de mejor servicio y los usuarios son los perjudicados

by editor

La transportación pública se ha declarado en crisis y eso involucra a las diferentes modalidades: al servicio urbano, intracantonal, interprovincial y al sistema masivo de la Metrovía.

Las restricciones dispuestas en el aforo de las unidades, para contrarrestar la pandemia del coronavirus, mermaron los ingresos de los transportistas. Ellos aseguran que no les alcanza para cubrir los costos operativos, y algunos están en mora con las financieras o casas comerciales en las que compraron vehículos nuevos.

En Guayaquil, la ciudad que al inicio de la emergencia sanitaria por el COVID-19 fue considerada epicentro de la pandemia por la incidencia de contagios, los buses urbanos tuvieron una paralización de casi dos meses. El 18 de mayo, alrededor de 1000 unidades reanudaron el servicio bajo el concepto de Rutas de la Reactivación, dispuesto por la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM). Esto implicó ciertos ajustes en los recorridos.

Actualmente, el Puerto Principal tiene 97 Rutas de la Reactivación y 5 circuitos express, que abarcan a 1900 buses de 2700 unidades que hay en la ciudad, según Fernando Amador, director de transporte público de la entidad municipal.

Los buses urbanos circulan con un aforo del 50 % de su capacidad, pero esta semana el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional autorizó aumentar al 75 %. Eso se extiende al servicio intracantonal, interprovincial, turístico e institucional. Esta última está afectada por la disposición de acogerse al teletrabajo, en casa, y también por la suspensión de clases presenciales.

“Veo como una gran ayuda para el sector del transporte urbano, porque este sector está a punto de quebrar por haberse reducido sus ingresos en el 60 %, que en ciertas rutas no alcanza ni para cubrir los gastos de operación, peor para pagar las deudas adquiridas en los buses nuevos”, refirió César Carranza, presidente de la Federación de Transportistas Urbanos de Guayas (Fetug).

Sin embargo, la ATM espera un pronunciamiento del COE cantonal con relación a permitir el 75 % del aforo.

Una posibilidad es permitir hasta diez usuarios de pie en las unidades de transporte urbano, para ello en los buses se ha puesto señalética que garantice el distanciamiento.

¿Cuál es la afectación que tiene el transportista urbano? Cristian Sarmiento, presidente de la Cooperativa Río Amazonas, refirió que antes de la pandemia el promedio diario que transportaba un bus era de 700 pasajeros. Ahora, ese número se redujo a 300 usuarios por día, lo que representa un ingreso de $90. De ese valor sale el pago de $30 por combustible, $25 del salario del conductor de la unidad y $15 del costo administrativo de la cooperativa de transporte.

Desglosados estos valores la ganancia que le queda al dueño del bus es de $20 diarios, es decir, $600 en el mes. Sarmiento mencionó que de ese ingreso se resta alrededor de $200 del cambio de aceite que se hace cada 20 días.

Con ese presupuesto, sostuvo el dirigente, quienes tienen deudas porque renovaron sus buses no han podido pagar las cuotas mensuales y mantienen una moratoria de cinco meses. Cada cuota, agregó, es de alrededor de $2000.

“Pedimos una reprogramación que se ajuste de manera no unilateral, sino conjunta entre transportistas, porque nosotros queremos cubrir nuestras deudas. Qué le digo, ya no puedo pagar dos mil dólares (mensuales), con todo el esfuerzo del mundo pagaré trescientos dólares, pero que los trescientos dólares vayan al dividendo, al capital y al interés”, manifestó Sarmiento.

Jorge Mesías, socio de la cooperativa Nuevo Ecuador e integrante del buró provincial de la Federación de Transportistas Urbanos del Ecuador (Fenatu), señaló que esta situación ha desechado los planes de mejorar la calidad del servicio, como el de incorporar unidades con climatización.

De hecho, esta cooperativa y la Río Amazonas implementaron planes piloto, pero en la actualidad los buses circulan con el aire acondicionado apagado. Eso pasaba incluso antes de la pandemia, pues la idea de los transportistas que tenían el servicio con climatización era de que se fije una tarifa diferenciada de la de $0,30.

Oswaldo Guamán, presidente de la Cámara Nacional de Transporte Urbano del Ecuador, dijo que se han realizado gestiones para que la banca conceda plazos para pago de deudas. Él espera que haya una respuesta favorable.

Related Articles