Home Política 54 cantones del Ecuador registran el número de votantes equivalente a fallecidos por COVID-19

54 cantones del Ecuador registran el número de votantes equivalente a fallecidos por COVID-19

by editor

De los 221 cantones del país, 54 registran el número de votantes equivalente a los fallecidos por la pandemia COVID-19, desde marzo pasado.

Son 10 427 personas fallecidas por el virus, entre confirmadas y probables, hasta el pasado viernes, según cifras del Ministerio de Salud.

Cada uno de los 54 cantones tiene entre 1790 y 10 398 votantes que constan en el padrón electoral, que cerró en 13 099 150 de personas habilitadas para sufragar en los comicios del 7 de febrero de 2021. De estos, 12 688 911 son ecuatorianos habilitados a nivel nacional y 410 239 en el exterior. 6 466 855 son hombres y 6 632 295 mujeres, según las cifras del órgano electoral.

Las seis provincias de la región Amazónica tienen entre uno y ocho cantones, con votantes cercanos a muertos por la pandemia. Por ejemplo, la provincia de Morona Santiago de sus doce cantones, ocho registran menos de 9000 electores.

Además, tiene el cantón con menos votantes a nivel nacional. Esto recae en el cantón Pablo Sexto con 1790 electores: 902 son hombres y 888 mujeres.

Solo la provincia de Orellana tiene un cantón con menos de la cifra de fallecidos por COVID. Se trata de Aguarico con 4384 votantes.

En las otras regiones también se registran cantones con esta similitud. En la Sierra hay siete provincias: Tungurahua, Azuay, Cañar, Carchi, Loja, Bolívar y Chimborazo. Estas suman 20 cantones con menos de 10 000 votantes cada una.

Lo mismo ocurre con dos provincias de la región Costa: Guayas y El Oro.

En Guayas, el cantón Isidro Ayora tiene 9887 electores y en El Oro hay cinco cantones. Chilla es el que menos votantes habilitados posee con 3555 y el sexto a nivel nacional.

En las elecciones generales son más de 13 millones de personas convocadas a las urnas y su asistencia es incierta por la pandemia.

Mónica es ama de casa y tiene dos hijos. Ella no desea ir a sufragar por temor a contagiarse, pero también piensa en el pago de la multa. “La salud de mis hijos es más importante que un voto”, enfatiza la guayaquileña.https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

En los comicios generales del 2017 hubo el 18,37 % de ausentismo a nivel nacional y de acuerdo con Fausto Camacho, exvocal del Consejo Nacional Electoral (CNE), podría aumentar desde el lado de personas con voto facultativo frente a quienes están en la capacidad de pagar la multa.

«Creo que aumentará un poco en las personas con mayor vulnerabilidad, por el tema de salud. La gran mayoría de ellas tienen la condición de voto facultativo, los mayores de 65 años y personas con discapacidad. Esos dos segmentos lo más probable es que en uso de su propio derecho dejen de asistir a votar. Habrá otro porcentaje que siendo parte del voto obligatorio van a abstenerse de ir a votar y será mucho menor. Los únicos que harán eso son quienes tienen los recursos para pagar la multa por no votar y la motivación de ellos será precautelar su salud», explica.

Sin embargo, Camacho menciona que esta es una visión actual, pero los escenarios pueden cambiar en cinco meses. Cree que las normas de bioseguridad podrían ser distintas y las personas recuperarían la confianza para salir.

En tanto que Medardo Oleas, expresidente del extinto Tribunal Supremo Electoral, considera que el ausentismo bajará porque el padrón activo y pasivo permitirán porcentajes reales.

«(Antes) el padrón no era el adecuado, no era correcto, ahora que vamos a tener dos padrones, uno activo y pasivo, el nivel de ausentismo va a bajar sustancialmente porque en el Ecuador, por el voto obligatorio, sí comparecen a votar los ciudadanos. Teníamos un padrón donde había muchos fallecidos, mucha gente que salió del país y no se desempadronó y volvió a empadronarse afuera, entonces esos problemas son los que nos dan el 18 % de ausentismo, entonces siempre ha habido ese cruce», dice.

Oleas no cree que la pandemia sea un motivo para no sufragar. Piensa que habría quienes no lo hagan por rechazo a los casos de corrupción y a ciertos políticos. Sin embargo, hace un llamado a ejercer el voto.

«Si todas estas personas que por la corrupción se alejan de la democracia cometen un error, un ciudadano responsable debería acudir a votar», expresa. 

Related Articles