Home Comunidad Municipio de Guayaquil interviene la Bahía y otros dos sectores para evitar las aglomeraciones

Municipio de Guayaquil interviene la Bahía y otros dos sectores para evitar las aglomeraciones

by editor

El feriado del viernes 9 por el bicentenario de independencia de Guayaquil y extendido al fin de semana fue aprovechado por un sinnúmero de familias para volcarse al centro de la ciudad y disfrutar de atractivos como la muestra artística de la gesta libertadora propuesta por el Municipio y para realizar compras en puntos como la Bahía.

Este último sitio, catalogado por la alcaldesa Cynthia Viteri como el más grande centro comercial de la urbe porteña, será objeto de una intervención en este feriado ante la problemática de las aglomeraciones humanas, factor de riesgo para la propagación del COVID-19.

La alcaldesa Cynthia Viteri refirió que personal exhibirá carteles alusivos al virus y que con megáfonos llamará la atención a transeúntes que no porten mascarilla o que no atiendan la directriz sanitaria de distanciamiento, respecto de las medidas para evitar contagios.

«Atrás de cada persona, parece mentira, diciendo: ‘Señor, la mascarilla; señor, distancia; señor, no se acerque’. Inclusive iremos con unos símbolos de COVID-19, letreros y megáfonos», indicó la alcaldesa Viteri al final de un acto en la terminal portuaria de Guayaquil.

Agregó que de la planificación son partícipes la Gobernación del Guayas, la Intendencia provincial de Policía, más entidades municipales, incluida la Dirección de Salud, que dispondrá de brigadistas.


El contingente para la vigilancia en el feriado bordearía los 2.000 colaboradores.

En la Bahía, una avenida Olmedo saturada de peatones y de vendedores informales, y donde es fácil detectar transeúntes sin mascarilla, marca un factor de riesgo constante.

La alcaldesa Viteri indicó que ahí no es posible aplicar el control de aforo, por ser un centro comercial al aire libre.

Pero respecto a los locales comerciales, rigen turnos para la atención al público sujeta a determinados días.
En la Bahía, uniformados de la Policía Nacional y de la Policía Metropolitana no dejan de pedir a peatones que utilicen el cubrebocas, como también sucede en las inmediaciones del mercado Central, en el centro, y en la zona conocida como Entrada de la Ocho, noroeste.

En un control ejecutado en la cooperativa El Pedregal, en el Guasmo, sur, el director municipal de Justicia y Vigilancia, Xavier Narváez, indicó que con apoyo de la fuerza pública acceden al documento de identificación del ciudadano contraventor para luego emitir la sanción correspondiente.

En Guayaquil rige una ordenanza que estipula una multa del 20 % de un salario por no utilizar cubrebocas en el espacio público. Aquel porcentaje equivale a $ 80.

La calle Pedro Moncayo, en la zona del mercado de las Cuatro Manzanas, es otro punto en el que se evidencian aglomeraciones, por la actividad comercial informal que incluso se toma una vía transversal.

La alcaldesa Viteri mencionó que también habrá control sobre las fiestas pagadas.

«Nos ha tocado estar hasta las cuatro de la mañana tirando puertas, porque rompen los sellos. Esas son las cosas que distraen a la Policía Nacional respecto a hacer su labor, que es cuidar a la gente», expuso.

Dentro de las medidas para contener el virus, el Municipio ejecuta labores de triaje en 24 sectores para la detección de casos de COVID-19 y así aplicar los cercos epidemiológicos.

Antes del miércoles 28 eran 18 los sectores. Las autoridades concluyeron que la media actual de casos sospechosos era de 10,5 por cada 10.000 habitantes y de casos confirmados con prueba PCR, de 1,4 por cada 10.000 habitantes.

En los meses más críticos de la pandemia, Guayaquil registró alrededor de 10.000 muertes, según conteo municipal.

La ciudad permanece en semáforo sanitario en color amarillo desde el miércoles 20 de mayo. El lunes 21 de septiembre, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) local levantó la restricción al tránsito vehicular supeditado a turnos por placas pares e impares.

Dentro de los esfuerzos por la reactivación económica, el cabildo dispuso la suspensión en el 2021 del pago de impuestos prediales a comercios, así como de las tasas de pernoctación y de turismo, entre otras medidas en ese periodo.

.

.

Cortesía del diario El Universo

Related Articles