Home Comunidad Contagiado de COVID-19 en Guayaquil: Pensé que el cloro de la piscina iba a matar el virus

Contagiado de COVID-19 en Guayaquil: Pensé que el cloro de la piscina iba a matar el virus

by editor

El martes pasado, 27 de octubre, Alfredo, catedrático universitario e investigador guayaquileño, acudió a la que fue su última sesión de natación, deporte que empezó a practicar hace un mes debido a un diagnóstico de diabetes y obesidad. Él acudió a un complejo de piscinas ubicado en el norte de la ciudad, sitio del que sospecha pudo ser el punto de contagio de COVID-19 que ahora debe tratar y evitar que se agrave por su comorbilidad.

Alfredo contó que ayer recibió la confirmación de la prueba PCR. «Sí, tengo el virus. Estoy positivo», dijo el joven, quien al momento presenta tos moderada, fiebre leve y dolores de cabeza.

El profesional de 34 años explicó que el complejo privado de natación fue el único sitio a donde él salió.

«Doy clases online, no salgo a reuniones ni fiestas, cuando he salido. Mis médicos y yo creemos que fue allí en donde me contagié porque obviamente no vas a nadar con mascarilla. En ese sitio no me pidieron ningún comprobante de si estoy contagiado o no para practicar el deporte, no vi que se controlara aforo, había como 30 personas en el horario en que yo iba, martes y jueves por la tarde», manifestó el joven residente del norte de la ciudad.

Este jueves añadió que hace un mes no pensó que podría contagiarse porque creyó que con el cloro que se pone al agua de las piscinas era más que suficiente para disminuir la carga viral o matar al virus.


«Pasa que estás en la piscina, se te mete agua por la nariz, en los ojos. Ahorita me pongo a ver en retrospectiva todos esos pequeños problemillas», lamentó el catedrático.

Añadió que los doctores le recomendaron mantener el aislamiento domiciliario y que en su casa esté alejado del resto de su familia, como sus padres y su hermano.

“Yo ahora estoy encerrado y no quiero que ellos se vayan a contagiar, estoy tomando los cuidados”, explicó. 

.

.

Cortesía del diario El Universo

Related Articles