Home Política Pablo Arosemena: “Son más de $ 5.500 millones en pérdidas que han existido por actividad comercial en Guayaquil”

Pablo Arosemena: “Son más de $ 5.500 millones en pérdidas que han existido por actividad comercial en Guayaquil”

by editor

El Ec. Pablo Arosemena, Presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, mantuvo una conversación con el programa Los Especialistas de www.ecuadorendirecto.com y comentó: “La Cámara de Comercio existe desde 1889 con una sola misión, que es convertirse en el apoyo del comerciante”. Arosemena afirma que la Cámara de Comercio agrupa el gremio más grande del Ecuador debido a que cuentan con más de 10 mil socios y que el clamor de los socios es que este es un año muy difícil para sobrevivir.

“Nosotros decimos que para sobrevivir hay que abrir y es un falso dilema pensar que esto es la vida o el empleo. Nosotros creemos que hay que salvar las vidas, pero también hay que salvar el comercio; son dos caras de una misma moneda”, manifestó Arosemena. El economista asegura que la Cámara de Comercio ha implementado medidas que funcionaron y muchas otras que han sido poco efectivas, ocasionando más daño. “El tema del control de aforo es una medida que no es muy efectiva ya que en el mundo no se ha comprobado que realmente funcione. Sin embargo, lo que sí está claro es el daño que causa a la actividad comercial”, expresó.

“Son más de $ 5.500 millones en pérdidas que han existido por actividad comercial en Guayaquil durante estos meses y cuando hay menos ventas, esto significa menos empleo”, dijo el economista. El Presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil informa que se están planteando medidas alternativas y que una de ellas es mantener el distanciamiento social. “También debemos seguir insistiendo en campañas pedagógicas del porqué del lavado de manos y del uso obligatorio de mascarillas. Esas son medidas que son efectivas y que si sirven en esta situación de la pandemia. Así podemos mantener un equilibrio entre salvar vidas y no frenar la actividad productiva. Las ruedas del comercio tienen que volver a girar para que Ecuador se pueda levantar”, explicó.

“El comercio es el sostén del Ecuador y así como los japoneses se hacían el harakiri, clavándose una daga en el vientre, de alguna manera el Ecuador se hace un harakiri si, en una situación de economía muy débil, se autoimpone una suerte de castración comercial y se encierra más la actividad de comercio, que es la que genera más cantidad de empleos adecuados en el país”, declaró el economista. “El gobierno del Ecuador, a diferencia del de los países del mundo, no ha estado metiéndole plata a la economía. Acá es muy distinto; no han puesto plata en el bolsillo y, de paso, han metido la mano en el bolsillo y han sacado la plata”, sostuvo Arosemena.  

“Recordemos que el gobierno central está anticipando el impuesto a la renta, que se debería pagar el próximo año, para que se pague este año, eso en cuanto a las pymes. Para las microempresas ha creado un catastro para cobrarle impuestos a la renta sobre las ventas, es decir, que si los microemprendedores tienen un emprendimiento que le genere ventas y no ganancias, aun así deberán pagar impuestos. Entonces, este es el contexto del Ecuador en donde el gobierno, en vez de tirarte una boya, te ha tirado un saco de cemento”, sentenció el economista.

Arosemena se muestra optimista ante una posible apertura del COE Cantonal frente a lo que se plantea. “Estamos optimistas porque ya se ha dado en el pasado, entonces no hay razones para pensar que no habrá apertura para comprender el alcance de lo que se está planteando, que va por el lado de fomentar la responsabilidad individual, la capacitación y el rol pedagógico”, mencionó. En cuanto a las medidas que prohíben la venta de alcohol, Arosemena dijo lo siguiente: “Nos parece que es una medida incorrecta porque lo que sucede cuando se prohíbe la venta de licor, es que aumenta el consumo informal del mismo y el gobierno no recauda impuestos sobre el licor de dudosa procedencia, entonces es lo peor que puedes hacer”.

Al consultarle sobre el impuesto del Hospital Universitario que se le cobraba a las empresas, el economista manifestó que ese “impuesto zombie” fue combatido por la Cámara de Comercio hasta el punto de derogarlo. También se refirió al impuesto hacia el pago de la Junta de Beneficencia. “El problema de la Junta de Beneficencia es que el gobierno no le paga lo que le debe, en su momento llegó a deberle más de $ 150 millones; ese es el problema. La Junta de Beneficencia de Guayaquil es una de las instituciones fundamentales de nuestra ciudad porque cuando en Guayaquil no había hospitales, se tuvo la visión de solucionarlo por cuenta propia, precisamente en el tema de la salud”, afirmó.

Sobre el incremento progresivo del IVA, del 12% al 15%, para que el Fondo Monetario siga otorgando créditos, Arosemena aseguró: “No hay que subir el IVA porque el Ecuador es soberano. El FMI no es el jefe del Ecuador y nadie nos puede venir a imponer algo que no nos conviene”. “Tenemos 14 años de socialismo del siglo XXI; antes había un piloto y ahora existe otro, pero es el mismo tren de gasto y eso es algo que hay que cambiar. La solución está en hacer las cosas distintas a como se han venido haciendo”, concluyó.  

Related Articles