Home Comunidad Alta demanda de químicos para prevención del COVID-19 continúan en distribuidoras de Guayaquil

Alta demanda de químicos para prevención del COVID-19 continúan en distribuidoras de Guayaquil

by editor

Johanna con su esposo compraron dos galones de amonio cuaternario, tres de cloro y tres de alcohol de 70 grados. Ellos se abastecieron para limpiar y desinfectar de COVID-19 los locales de su negocio de venta de comida en el suburbio y norte de Guayaquil. Desde el inicio de la pandemia, el mantener limpias las superficies es una de las principales necesidades de instituciones, comercios y en los hogares de Guayaquil.

Dueños de distribuidoras de químicos, como alcohol, cloro, desinfectantes, amonio cuaternario, dióxido de cloro, entre otros, detallan que se ha visto un leve aumento en la demanda de estos productos ante el reporte de un leve incremento de casos en Guayaquil.

Así lo detallaron vendedores en las calles Gómez Rendón y Esmeraldas. Allí hay diversos locales que se dedican a la venta de estos productos. Llegan compradores de todas partes de Guayaquil y hasta de otros cantones, comentó Julio Contreras, vendedor de uno de los locales.

Aquí vienen a pedir el alcohol total, el que es de 96, eso lo piden para negocios con gran atención de público, ese es el que más vendemos. Desde inicios de la pandemia la demanda es constante, pero vemos que en estas semanas se han acercado más personas a comprar por mayor, para sus negocios”, explicó el vendedor.

También hay el alcohol de 69 o 70 grados, cuyos precios por galón van desde $ 10 hasta $ 15. “Vendemos a los restaurantes, a los centros de atención médica y también a hogares porque vienen a preguntar qué químico se ponen en bandejas de desinfección y les recomendamos cloro, dióxido de cloro”, comentó el expendedor.

Omar Tovar, jefe de Control Vectorial del área de Salud del Municipio de Guayaquil, explicó que a más de la labor de desinfección que realizan a diario en espacios públicos, muchas personas piden consejos para reforzar la protección de sus hogares y en sus sitios de trabajo.

Fuente: El Universo

Related Articles