Home Comunidad La prohibición de eventos masivos, debido a la pandemia, suponía un gran obstáculo para los candidatos que encontraron una “solución” en las redes sociales.

La prohibición de eventos masivos, debido a la pandemia, suponía un gran obstáculo para los candidatos que encontraron una “solución” en las redes sociales.

by editor

Sin duda el actual proceso eleccionario ha sido uno de los más atípicos de la historia del Ecuador. La prohibición de eventos masivos y aglomeraciones, debido a la pandemia, suponía un gran obstáculo para los candidatos que encontraron una “solución” en las redes sociales.

Sin embargo, la presencia en territorio fue fundamental para que varios de los presidenciables lograran la votación que obtuvieron, en especial los que ocuparon los primeros cuatro lugares, según analistas consultadas.

Para Patricia Astudillo, consultora política, Andrés Arauz (UNES) y Yaku Pérez (Pachakutik) fueron los candidatos que mejor manejaron la campaña en territorio.

Afirma, por ejemplo, que Arauz logró mantener el voto duro correísta gracias al trabajo de las centrales políticas en las diferentes provincias del país, en especial de la Costa, donde, incluso, ganó en Los Ríos, El Oro y Guayas, consideradas bastiones de partidos como el Social Cristiano (que formó alianza presidencial con CREO).

En tanto, Yaku Pérez conectó de manera presencial con las necesidades de la Sierra y Amazonía. Además supo canalizar parte del voto joven que está preocupado por el medioambiente y que busca una alternativa al correísmo y a las tendencias de derecha.

En cambio, Guillermo Lasso, de CREO, fue el “gran perdedor” en este aspecto, indica la especialista. Asegura que Lasso no logró “conectar” con las necesidades de las personas y de allí que solo haya ganado en dos provincias (Pichincha y Galápagos) y mantenido su techo del 20% de votos “duros”.

Para Dayana León, analista política, a Lasso le faltó mayor interacción con la ciudadanía tanto en territorio como en redes sociales: “La mayor interacción que hemos visto de él es en su actual pelea con Yaku Pérez por el pase a segunda vuelta”.

Otro error que cometió el equipo de comunicación de Lasso es pensar que gastar “mucho dinero” en pautaje en redes sociales atraería votos: “La publicidad de Lasso fue bastante invasiva. Los jóvenes se dan cuenta de eso y genera un sentimiento adverso”, añade Astudillo.

Las dos especialistas concuerda que Xavier Hervas, de la Izquierda Democrática, fue el “gran ganador” de la primera vuelta al obtener casi el 16 % de los votos válidos.

Apodado como el candidato tiktoker, Hervas manejó de forma “ejemplar” la campaña digital y llegó con su mensaje a los jóvenes. De hecho, Astudillo afirma que no se puede decir que el resultado conseguido por este aspirante fue solo por hacer “payasadas”: “Hubo propuestas que calaron”.

Con esto concuerda León y añade que la interacción con los usuarios que le hacían preguntas de forma directa, incluso por WhatsApp, fue un “plus” en su campaña. “¿Cómo la gente se puede comunicar con Lasso o Arauz de forma directa? No pueden, hay un filtro, pero con Hervas esa barrera se cayó y de allí el éxito”, dice. Sin embargo, le faltó campaña en territorio, que la ciudadanía lo vea presencialmente: “Creo que si le invertían más recursos a la campaña en territorio, Hervas sacaba más votos de los que tiene ahora, ya que su campaña digital fue impecable y estaríamos en otro contexto político”, cree Astudillo.

Para segunda vuelta las analistas coinciden en que las redes sociales serán “indispensables” para llegar al electorado, pero la campaña en territorio será aún más decisiva. 

Fuente: EL UNIVERSO

Related Articles