Home Comunidad Decapitan y desmiembran cuerpos de presos en cárceles de Ecuador por conflicto entre bandas criminales

Decapitan y desmiembran cuerpos de presos en cárceles de Ecuador por conflicto entre bandas criminales

by editor

Más de 30 presos fueron masacrados por otros reos en un centro de Rehabilitación en Turi – Cuenca.

Foto cortesía

Lograron abrir la sección del centro con varias motosierras y otras herramientas.

El amotinamiento ocurrido en la mañana del martes 23 de febrero del 2021, fue la mayor masacre de reos que se ha registrado en la ciudad de Cuenca: 34 hombres asesinados en Turi, según el último informe de las 06:30 del pasado miércoles emitido por el Servicio Nacional de Rehabilitación. 

La mayoría fueron decapitados y sus cuerpos desmembrados, según la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro (Dinased). 

Algunos videos han sido difundidos en las redes sociales por los propios delincuentes, mostrando cuerpos decapitados, asesinando a prisioneros con dagas, armas de fuego, garrotes y generando burla sin temor alguno.

El pabellón de máxima seguridad albergaba a unos 50 privados de la libertad, considerados peligrosos.

Este suceso fue parte de una jornada violenta de amotinamientos en las cárceles de Guayaquil, Cuenca y Latacunga, dejando como resultado a 79 muertos en total.

34 víctimas en Turi
31 en la cárcel Regional
8 víctimas en Cotopaxi
6 Penitenciaría de Guayaquil

Según el Servicio Nacional de Atención a Personas Privadas de Libertad (SNAI).  El director del SNAI, Edmundo Moncayo, ratificó la tarde del martes en Quito que la matanza se dio por la disputa por liderazgo de la banda Los Choneros, además de la intervención de Los Lagartos, Los Lobos, Tiguerones, Los Pipos y Chonekillers. El ministro de Gobierno, Patricio Pazmiño aseguró que fue una «acción concertada de organizaciones criminales para generar violencia en centros penitenciarios del país».

DESENCADENANTES 

En una rueda de prensa en Quito, el jefe de prisiones, Edmundo Moncayo, atribuyó el martes los motines a rencillas entre, al menos, dos bandas criminales que se disputan el control de las prisiones. Eso obedece probablemente al vacío que se generó tras el asesinato en diciembre pasado de un reo que había sido liberado, José Luis Zambrano, alias «Rasquiña». Presunto cabecilla de una temida organización conocida como «Los choneros», «Rasquiña» fue asesinado en Manta, lo que habría despertado la ambición de asumir el poder de otras bandas criminales dentro de las penitenciarías.

«Esperábamos una reacción inmediata pero la reacción ha demorado y es la que se ha producido el día de hoy entre dos grupos tratando de encontrar un liderazgo delictivo», explicó Moncayo. 

La reyerta se produjo de forma paralela en los tres centros carcelarios que concentran, según el funcionario, «el 70 %» de la población penitenciaria de todo el país, donde hay alrededor de 60 prisiones. Señaló asimismo que los motines se produjeron tras una requisa efectuada el lunes por personal penitenciario, que encontró armas de fuego con las que, presumiblemente, se pretendía atentar contra líderes de una de las bandas en disputa. «Estamos trabajando para determinar que nuestra hipótesis tenga premisas fuertes que ayuden a que la Fiscalía tenga la mayor información posible, que permita poner a órdenes de las autoridades judiciales a quienes idearon esta acción», sostuvo Moncayo. 

NO ES LA PRIMERA VEZ 

Los motines en las prisiones de Ecuador no son un fenómeno nuevo, y de tanto en tanto se producen casos por todo tipo de razones. 

En agosto pasado el presidente, Lenín Moreno, declaró un estado de excepción en el sistema carcelario del país ante lo que definió como un «caos» generado por «mafias» en el interior de los centros penitenciarios. Una pelea entre reclusos en la cárcel de máxima seguridad de Cotopaxi, cerca de la ciudad andina de Latacunga, dejó en esa época dos convictos muertos. 

El 3 de agosto de 2020 se reportaron de otros nueve fallecidos, dos de ellos incinerados, seis policías con lesiones y otros 20 reos heridos tras un ajuste de cuentas entre bandas de la cárcel de Guayaquil. 

En 2019 también se registraron episodios similares que obligaron al Gobierno a declarar el estado de excepción en el sistema carcelario, con varias medidas que buscaban reducir el hacinamiento y combatir la violencia en los centros de reclusión.

Related Articles