Home Internacionales Así fue la captura en Venezuela de Vladimiro Montesinos, el polémico ex asesor de Alberto Fujimori, hace 20 años

Así fue la captura en Venezuela de Vladimiro Montesinos, el polémico ex asesor de Alberto Fujimori, hace 20 años

by Kelvin Jarama

El domingo 24 de junio de 2001, el sector de Niño Jesús, un barrio pobre en el oeste de Caracas, se despertó con un pequeño grupo de periodistas que fotografiaban la fachada de una casa que destacaba en la zona por ser más grande y menos humilde que las demás.

Si bien era y continúa siendo una zona con altos niveles de delincuencia, sus habitantes nunca habían estado acostumbrados a la presencia de la prensa ni de la policía.

Sin embargo, el origen del alboroto aquel día no era la delincuencia común, sino que las autoridades venezolanas acababan de capturar en esa casa a un tal Vladimiro Montesinos.

“Pero, ¿quién es ese?“, se preguntaban desconcertados algunos vecinos del humilde barrio. Muchos no tenían ni idea de que se trataba de uno de los hombres más buscados en toda América Latina y que estaba incluso solicitado por la Interpol.

En Perú lo acusaban de corrupción, extorsión, lavado de dinero, narcotráfico, tortura, tráfico de armas, terrorismo, violación de derechos humanos, entre otros delitos.

Acusaciones de espionaje y traición

Vladimiro Montesinos nació y se crió en el seno de una familia arequipeña de clase media. “Digamos que eran clase media ‘distinguida’ por distintas razones, más intelectuales que económicas”, le dice a BBC Mundo Luis Jochamowitz, periodista y autor de los libros “Ciudadano Fujimori” (1994) y “Vladimiro: Vida y tiempo de un corruptor” (2002).

“Un tío suyo, Alfonso, fue un senador radical importante en los años 60 y tiene familiares cercanos que eran miembros conspicuos del partido comunista”, prosigue.

Sin embargo, su padre fue lo que Jochamowitz describe como “una oveja descarriada” que no terminó su carrera, además de tener una “muy cercana relación con el alcohol”.

A los 20 años, Vladimiro Montesinos se graduó en la Escuela Militar de Chorillos, en Lima, y luego comenzó una prometedora carrera en el ejército, convirtiéndose en capitán.

Pero sus aspiraciones militares se derrumbaron por completo poco después.

En 1976, un mayor del Servicio de Inteligencia del Ejército lo acusó de espionaje y traición, asegurando que Montesinos había compartido documentos militares con la embajada de Estados Unidos en Lima.

“Fue expulsado (del ejército). Estuvo preso y se le hizo un juicio, pero salió relativamente bien librado porque podía implicar a muchos militares de más alto rango que él”, detalla Jochamowitz

El Consejo Supremo de Justicia Militar lo condenó por “falsedad y desobediencia” en 1977.

Pero Montesinos renovó su imagen y reapareció poco después con un título de derecho, incorporándose al Colegio de Abogados de Lima.

“Pero lo que sí se sabe es que estuvo en aquella barriada pobre en el oeste de Caracas. Estuvo bajo el control de un grupo, que se sospecha estaba relacionado de alguna forma con el servicio de inteligencia de Venezuela”, añade.

“La razón de por qué terminó en Venezuela todavía es un misterio. Se suele decir que fue a Venezuela porque tenía un pacto con Chávez, quien había estudiado en Perú cuando era cadete y tenía buenos vínculos con los militares peruanos, pero esto ha sido imposible de confirmar”, explica Jochamowitz.

Jochamowitz recuerda el ingreso del exasesor de Fujimori a la carceleta como una escena muy significativa.

“De las puertas hacia afuera, las cámaras enfocan a un Montesinos angustiado, esposado, rodeado de policías, acosado; pero una vez que entra a la carceleta y se cierran las puertas, hay una cámara que transmite y se percibe una especie de alivio en el personaje”, detalla.

“Era como si por fin recuperaba su lugar en el mundo. Cierto que iba a estar preso, pero él ya había estado preso, siempre había vivido en instituciones estatales, colegios militares, cuarteles”.

Desde entonces, Montesinos ha enfrentado juicios por más de 60 cargos.

A exactamente 20 años de su polémica captura, cumple varias condenas, incluida una a 25 años de cárcel por crímenes contra los derechos humanos, emitida en 2010 y que culminará en junio de 2026.

Desde su condena, Montesinos ha mantenido un muy bajo perfil mediático.

Se encuentra internado en el Centro de Reclusión de la Base Naval del Callao, una cárcel de máxima seguridad que él mismo mandó a construir en los años 90.

“Él diseñó esa cárcel para hacerle la vida imposible a Abimael Guzmán (líder de Sendero Luminoso), pero la paradoja del asunto es que él mismo terminó allí”.

Related Articles