Home Política Roberto Marchán, expiloto del avión presidencial: “Quienes hicieron la auditoría no obtuvieron toda la documentación, dejaron creer a la gente que el avión se utilizaba para cualquier tipo de actividad ilícita”

Roberto Marchán, expiloto del avión presidencial: “Quienes hicieron la auditoría no obtuvieron toda la documentación, dejaron creer a la gente que el avión se utilizaba para cualquier tipo de actividad ilícita”

by Kelvin Jarama

El expiloto del avión presidencial, Roberto Marchán, estuvo en el programa Los Especialistas de Ecuador en Directo, habló sobre los itinerarios de vuelos en el Gobierno del expresidente Rafael Correa, “el tema es un poco complejo, cuando se hizo la auditoría lo lógico era que el auditor o los auditores dividieran en dos partes, la primera parte en el ámbito – político, administrativo y la segunda en el técnico – operativo, lastimosamente los auditores por su desconocimiento técnico, hicieron una sola cosa y confunden la situación, ¿por qué?, porque es un proceso de generación de un vuelo de carácter gubernamental como los que hacíamos en el GTAE (Grupo de Transporte Aero Espacial), nace desde el pedido que hace la autoridad que solicita un vuelo, por ejemplo, la Cancillería de la República que requiere hacer algún tipo de actividad en otro país, le pide a la presidencia de la república, se evalúa las pertinencias, necesidades, el costo – beneficio de ese vuelo y autoriza, hasta ahí viene la parte política – administrativa, es decir, a quien se le debe preguntar, quien debe conocer los motivos de ese vuelo, para que se fue, porque lo hizo y debe justificar, todo servidor público debe hacer posteriormente una comisión de servicios tiene que hacer sus respectivos informes, y todo eso debía ser considerado”, acotó.

“Una parte es la técnica – operativa, es decir, cuando la presidencia autoriza la ejecución de ese vuelo pasa eso hacia el Grupo de Transportistas Aero Espacial de la unidad de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, y lo que hace es realizar la planificación del vuelo, o sea, la técnica con las mejores condiciones, seguridad para todos los pasajeros, ya que el transporte de las autoridades más altas del Estado, independientemente de quienes sean estas autoridades, si nos gustan o no, eso es irrelevante, se debe realizar con el máximo de seguridad y eficiencia, entonces la planificación es absolutamente técnica con todos los parámetros de seguridad y prevención de accidentes”, sostuvo Marchán.

El coronel manifestó que, en el Ecuador ya se perdió un presidente de la República, el expresidente Jaime Roldós Aguilera, el 24 de mayo de 1981, por tanto, todos los esfuerzos que hacen los grupos están en el ámbito técnico – operativo, “pero la contraloría confunde las cosas va exclusivamente al técnico – operativo, recaba cierta documentación, puesto que no encontraron toda la documentación, no obstante, la auditoría se realiza en el año 2018 y se analizan eventos que ocurrieron desde el año 2012, por algún problema de carácter administrativo no hallaron todos los documentos y sacaron conclusiones que son totalmente absurdas, salidas de lugar”, recalcó.

“Lo que el SRI (Servicio de Rentas Internas) nuestro considera como un paraíso fiscal tiene una función de carácter tributario, es decir, son países que tienen reglas más laxas, y en donde algunas personas utilizan esos países para poder tener su dinero y pagar menos impuestos, eso es básicamente un paraíso fiscal, pero no hay ninguna ley en el mundo que le impida a nadie viajar a ese país, muchos de estos que están en el Caribe, incluso son conocidos destinos turísticos, en el caso específico de la isla Cabo Verde es a la que más toman en cuenta, cuando se hace un vuelo para cruzar a Europa por el Atlántico Sur, por ejemplo, el avión Legacy que tiene solo 3.200 millas de alcance, no le permite alcanzar a volar por el atlántico de manera directa tiene que dirigirse desde Quito a Fortaleza en Brasil que está en el extremo más hacia el este de Brasil, de ahí tiene que soltar el atlántico y hacer escala en la isla de Cabo Verde para de ahí dirigirse hacia Europa, esa es una ruta muy común que se utiliza de todos los aviones que salen, sobre todo aquellos de Brasil y Argentina, ya que no tienen la capacidad suficiente para hacer vuelos directos, eso es una escala técnica, sin embargo, el destino final del viaje es aquel en el cual la tripulación, el avión y los pasajeros llegan a su destino, es decir, pasan migración, aduanas y todo lo demás, en el caso de escalas técnicas no se ingresa al territorio, en la mayoría de casos se le provee una sala de tránsito, puesto que los pasajeros simplemente llegan a esa sala y esperan que el avión cargue nuevamente combustible, se le hagan cambios de los líquidos, es decir, las aguas negras, eso toma aproximadamente una hora de vuelo, en ocasiones los pasajeros no descienden del avión, pero se confunde de tal manera y en la auditoría dicen que: “vuelos a paraísos fiscales sin registros de peso, equipaje, ni manifiesto de pasajeros en barras grutas de viaje”, entonces se confunde el destino final y escala técnica”, sostuvo y también comentó que, “la documentación que posteriormente se ha ido encontrando y se les ha ido entregando a tal punto que han tenido que desvirtuar muchas de estas cosas, sin embargo, en el informe al poner este punto dejaron paso para que se cree un imaginario en la gente de que el avión se utilizaba para cualquier tipo de cosas o actividad ilícita”.

El expiloto del avión presidencial manifestó que, cuando un avión hace escala técnica al no ingresar a un territorio no está sujeto a los controles policiales, ni aduaneros, tampoco migratorios, pero muchos de esos países le obligan a que el personal no se baje de la aeronave, “los únicos son el mecánico del avión que es el que realiza la recarga de combustible, conjuntamente con los tanqueros de combustible del aeropuerto, creo que la gente trata de buscar la verdad, lastimosamente cuando no se tiene conocimientos técnicos apropiados y el problema es que hay muy poca gente en el país que realiza este tipo de vuelos, para obtener personal calificado, asesores técnicos, considero que debieron haber buscado un personal de este tipo en el exterior para que pueda asesorarles correctamente porque estos aviones por sus capacidades tecnológicas son aviones que vuelan en donde casi nadie en el país lo puede hacer, se hace pensar que los aviones pueden salir en momento, circunstancia”, señaló.

“Para que un avión de Estado pueda salir del país, hay que recordar que todos los vuelos internacionales en el mundo están mediados por unos acuerdos que se firmaron en 1947 que dieron inicio a la Organización de Aviación Civil Internacional, estos convenios entre todos los países son firmados por la mayoría de los países, se basan en las nuevas libertades del aire, las dos primeras son las libertades técnicas y las que más nos interesan porque se refiere al sobrevuelo y aterrizaje, si se tiene un avión privado, cuenta con todo en regla, así mismo como su tripulación, presenta un plan de vuelo y se va ha cualquier parte del mundo donde el avión le permita llegar, puesto que no pasa nada, pero ese acuerdo tiene una excepción específica que se refiere a los aviones de Estado, por ende estos no entran dentro de esta libertad y taxativamente son los aviones militares, policiales y de aduanas”, indicó Marchán.

Marchán argumentó que, la contraloría en su hallazgo dice vuelos de aeronaves presidenciales utilizando en su mayoría por otros funcionarios de gobierno, ya que eso implica aún más el desconocimiento, “porque el hecho que los aviones tengan un membrete que dice avión presidencial no quiere decir que sea de uso exclusivo del presidente de la República, en el Ecuador y en la gran mayoría de países no existe un avión presidencial de uso personal, eso es un mito, lo que hay son los vuelos presidenciales, en el cual la máxima autoridad se encuentra a bordo presidente o vicepresidente, entonces cuando la contraloría indica que se ha desvirtuado, es difícil de entender, más bien los aviones anteriores que tenía la Fuerza Aérea Ecuatoriana porque son quienes realizan estas tareas de traslados de las autoridades del país desde los años 40, creo que es el primero o segundo velasquismo, como anécdota un avión que se le requisó a una compañía de capitales alemanas en la Segunda Guerra Mundial, un trimotor junker, ese entonces el expresidente José Maria Velasco Ibarra le puso un apodo, le decía el poeta, pero nunca ha existido, ni en este momento un avión exclusivamente para el uso del mandatario”, destacó.

“Por ejemplo, si quiero saber porque el señor canciller en tal período, en determinada circunstancia utilizó el avión del Estado para dirigirse a una reunión o sitio, ¿a quién se le debería preguntar cuáles fueron los resultados?, a la entidad que solicitó, es decir, a la Cancillería de la República que debe tener en sus archivos las motivaciones, actos administrativos, respectivos informes que justificaron ese avión durante el tiempo requerido, también a la presidencia de la República que aprueba esos vuelos, pero esta auditoría se centro en tratar de buscar la documentación de justificación en el grupo de transporte cuyo objetivo no es ese, si no cumplir la misión con los más altos estándares de seguridad”, recalcó el coronel y dio a conocer que, “es evidente la ignorancia y el desconocimiento del ámbito técnico por el cual se realizó la auditoría y esto queda en manos supongo que fue un asesor técnico, la contraloría de acuerdo a sus leyes y reglamentos internos cuando no tiene conocimientos técnicos tiene que valerse de asesores”.

La entrevista completa en nuestro canal de YouTube

Related Articles