Home Internacionales La presión por la defensa de los derechos constitucionales fuerza a que Biden lance esfuerzos federales para responder a la ley de Texas contra el aborto

La presión por la defensa de los derechos constitucionales fuerza a que Biden lance esfuerzos federales para responder a la ley de Texas contra el aborto

by Kelvin Jarama

Una nueva ley de Texas que prohíbe efectivamente la mayoría de los abortos llevó al presidente Joe Biden a utilizar el miércoles una palabra que había evitado por completo como presidente: “Aborto”.

La ausencia de la palabra en los comentarios y declaraciones públicas de Biden ha frustrado a los activistas, que dicen que refleja un tema que se ha quedado fuera de la lista de prioridades, incluso cuando el derecho de las mujeres al aborto se ve amenazado en estados del medio oeste y del sur del país.

El miércoles por la noche, la Corte Suprema denegó formalmente la petición de los proveedores de servicios de aborto de Texas de congelar la ley estatal, lo que significa que seguirá en vigor por ahora. Los proveedores de servicios de aborto en el estado ya comenzaron a rechazar a las pacientes, sin saber si se exponen a la ley.

En una declaración el jueves por la mañana, Biden volvió a utilizar la palabra, criticando duramente la ley de Texas como un “asalto sin precedentes a los derechos constitucionales de la mujer”.

En un lenguaje mucho más fuerte que el que había empleado un día antes, Biden calificó la novedosa estructura de aplicación de la ley, que permite a los ciudadanos privados interponer demandas civiles contra cualquiera que ayude a una persona embarazada que busque un aborto, como un “esquema extraño” con el potencial de desatar un “caos inconstitucional”.

La Corte Suprema deniega una solicitud para detener la nueva ley contra el aborto en Texas

“Completos desconocidos tendrán ahora el poder de inmiscuirse en las decisiones de salud más privadas y personales a las que se enfrentan las mujeres”, escribió.

Biden dijo que estaba lanzando un esfuerzo de “todo el gobierno” para responder a la ley, encargando al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) y al Departamento de Justicia “para ver qué medidas puede tomar el Gobierno Federal para asegurar que las mujeres en Texas tengan acceso a abortos seguros y legales”. Biden informó que el esfuerzo sería dirigido desde la Casa Blanca.

Ante la entrada en vigor de la ley de Texas que prohíbe los abortos después de las seis semanas de gestación, Biden se enfrenta a la presión de defender el derecho al aborto de forma más agresiva. Es un tema en el que el presidente ha cambiado a lo largo de su larga carrera, incluso como candidato a la nominación presidencial demócrata, cuando cambió su postura sobre una medida que permitía que los fondos federales pagaran el aborto.

Biden tacha de “extrema” la prohibición del aborto después de las 6 semanas en Texas y dice que viola un derecho constitucional

En sus dos declaraciones sobre la ley de Texas, Biden se ha comprometido a encontrar una forma de proteger el derecho de la mujer a decidir si quiere abortar. Sin embargo, las vías para hacerlo siguen sin estar claras, y hasta ahora la Casa Blanca ha sido vaga en cuanto a las acciones específicas que podrían tomar.

Cortesía CNN

Related Articles