Home Política ¿Dónde ponemos a los que deambulan drogados por las calles?

¿Dónde ponemos a los que deambulan drogados por las calles?

by Jaime De La Cruz

Por: Emilio Ruiz Ortiz

¡Buenos días país!

Señora Alcaldesa y Señor Gobernador de la ciudad y provincia más grande y poblada del país, ¿qué hacemos con tantos jóvenes (hombres y mujeres) que deambulan drogados por las calles y plazas, y que por su condición de asintomáticos ponen en grave peligro al resto de una población que está curándose del coronavirus. Y no sólo eso, sino que afean la ciudad en un momento crucial en que más necesitamos de los dólares que produce el turismo? En todo caso, este es un tema urgente, que sólo ustedes tienen la capacidad y autoridad suficiente para controlarlo.

Ya no hagamos más reflexiones sobre el rol equivocado que tomó el Estado durante los diez años de gobierno correista, tiempo en que los jóvenes de la patria comenzaron a transitar por el camino equivocado de ser un mejor sujeto de la educación.  

Hoy que vivimos tiempos de inflación y carestía de precios, el hombre medio que no tiene trabajo se aleja más de no poder tener cerca los bienes de la cultura. Y es ahí donde preguntamos: ¿un hijo de padre pobre puede ser sujeto del sistema educativo?

Si queremos resolver este enorme problema social de la drogadicción, habrá que contar primero con un sistema educativo de primer nivel, donde nadie recuerde la mediocridad con que se impartía la educación tanto en colegios como universidades, lo que ha dado como resultado que se agrande otro problema en la selección de profesores o docentes.

En este bendito país hacen falta pedagogos como los tuvimos en épocas mejores de nuestra república. Mientras no se restituyan todas las facultades de la ciencia en la educación, nuestro país seguirá teniendo los mismos vacíos. Los pobres no podrán educar a sus hijos y el flagelo de la drogadicción, Dios no lo quiera, seguirá igual o peor que el coronavirus.

En realidad, no sabemos si será mucho pedirles a las autoridades que gobiernan esta provincia. Sin embargo ¿habrá algún modo de que estos jóvenes que ahora duermen en portales de nuestras principales avenidas, puedan ser recluidos en un lugar seguro donde reciban la atención que se merecen como seres humanos? ¡La Alcaldesa y el Gobernador tienen la última palabra!

Opinión

Related Articles