Home Internacionales OPINIÓN | Un retrato aterrador de la vida en la Casa Blanca de Donald Trump

OPINIÓN | Un retrato aterrador de la vida en la Casa Blanca de Donald Trump

by Jaime De La Cruz

La imagen indeleble que emerge del último libro revelador sobre la Casa Blanca de Trump es la de un presidente plagado de inseguridades y desvinculado de la moral. Lo reconstruimos a partir de las llamativas anécdotas reveladas en extractos anticipados, proporcionados a los medios, de “I’ll Take Your Questions Now”, las próximas memorias de la exsecretaria de prensa de Trump, Stephanie Grisham.

Los esbozos de la vida con Trump y su familia que Grisham afirma son ciertamente excitantes: sus afirmaciones sobre las interacciones privadas del expresidente con el presidente de Rusia, Vladimir Putin; su preocupación por sus proporciones, digamos, masculinas; su actitud pueril hacia las mujeres.

También están las acusaciones de pretensión y de acaparamiento de poder por parte de su hija Ivanka y su marido Jared Kushner, asesores de Trump, junto con miradas entre bastidores a momentos clave de la vida en la Casa Blanca. En definitiva, una entretenida retrospectiva de una presidencia extraña.

Pero las historias de Grisham, y las que se cuentan en una serie de libros recientes escritos por y sobre personas con asientos de primera fila en la presidencia de Trump, son mucho más que eso. Tienen un enorme peso hoy en día, cuando vemos que Trump y sus discípulos están sentando las bases para intentar hacerse con la presidencia en 2024, aparentemente a toda costa. Vistos en este contexto, son oscuros presagios.

Informe detalla cómo Trump y un alto abogado del Departamento de Justicia intentaron anular las elecciones de 2020

Cuando Grisham describe los “aterradores” episodios de ira de Trump, uno se pregunta qué podría ocurrir en otra administración de Trump, con un presidente aún más envalentonado, uno que era tan aterrador para los que sirvieron bajo su mando, que el principal militar del país, el general Mark Milley, y la presidenta de la Cámara de Representantes se preocuparon de que pudiera atacar a China. (En un libro de Susan Glasser de próxima publicación, también describen a Milley con temor de que Trump provocara una guerra contra Irán).

Grisham no es tan conocida como los otros secretarios de prensa de Trump porque, increíblemente, no dio ni una sola rueda de prensa, posiblemente su principal función en el cargo. (El título del libro, presumiblemente, es deliberadamente irónico).

Y, sin embargo, pasó más tiempo que los otros tres trabajando con la administración: se incorporó a la campaña en 2015 y dimitió tras el ataque del 6 de enero al Capitolio por parte de los partidarios de Trump, por lo que cuenta con un cúmulo de historias asombrosas que seguramente enfurecieron al expresidente. (“Stephanie no tenía lo que hay que tener y eso era obvio desde el principio”, dijo en un comunicado el martes).

Stephanie Grisham, exsecretaria de Prensa de la Casa Blanca, dice que está “aterrorizada” por una posible candidatura presidencial de Donald Trump en 2024

Grisham deja entrever uno de los misterios persistentes de la presidencia de Trump, su acercamiento curiosamente deferente a Putin. A pesar de los incesantes elogios de Trump, dice, Putin se mostró frío con Trump cuando se reunieron en Osaka, Japón, para una reunión del G-20 en 2019. Entonces, alega, Trump siguió tratando de impresionarlo.

Según el relato de Grisham, cuando los medios de comunicación se preparaban para entrar en la sala de reuniones, Trump, que declaró que era “un gran honor estar con el presidente Putin”, a pesar de que la inteligencia de Estados Unidos estaba convencida de que Rusia había atacado sistemáticamente las elecciones de EE.UU. para socavar la democracia, se inclinó y le dijo a Putin: “Voy a actuar un poco más duro contigo durante unos minutos. Pero es para las cámaras… tú entiendes”.

Lo interesante es lo que ocurrió después. Haz clic aquí para refrescar tu memoria. Los reporteros entraron y le preguntaron a Trump si iba a advertir a Putin que no interfiriera en las próximas elecciones. Trump se volvió hacia Putin y le dijo: “No te metas en las elecciones, por favor”.

Cuando la traductora de Putin le contó lo que dijo Trump, el presidente ruso se rió a carcajadas.


Grisham escribe que Fiona Hill, la asesora de Trump en materia de Rusia, especuló que Putin había traído a una mujer notablemente atractiva como traductora para distraer al presidente.

Tal vez Putin y Hill conocían la inmadurez de Trump cuando se trata de mujeres. En la narración de Grisham, el expresidente aparece como un adolescente ávido de sexo o como un anciano repulsivo e inseguro.

Cuando Stormy Daniels, la actriz porno que dice haber tenido una aventura con Trump (algo que él niega), escribió en su propio libro de relatos que el pene del presidente era “más pequeño que la media” y tenía la forma de un hongo de Mario Kart, Grisham dice que Trump la llamó desde el Air Force One para negarlo.

De hecho, a juzgar por las acusaciones de los extractos, Trump estaba extremadamente interesado en su virilidad y en asuntos sexuales. Grisham escribe que el expresidente le preguntó a su novio si era buena en la cama. Y, en un comportamiento más perturbador que se le atribuye a un hombre que ha sido acusado de conducta sexual inapropiada por decenas de mujeres y que fue grabado jactándose de agarrar los genitales de las mujeres (todo lo cual niega), Grisham escribió que Trump le echó el ojo a una joven ayudante de prensa, y que la invitó a su cabina del Air Force One, supuestamente explicando, escribió, “para poder mirarla [por detrás]”.

Más allá de la actitud inmadura, Grisham dice que Trump inculcó una cultura de la mentira y el engaño. “La deshonestidad casual se filtraba por la Casa Blanca como si estuviera en el sistema de aire acondicionado”.

Grisham escribe que él le instruyó para que “se limitara a negar” las acusaciones de E. Jean Carroll, que acusó a Trump de haberla violado. “Eso es lo que se hace en cualquier situación”, dice Grisham que le dijo. “‘¿Verdad, Stephanie? Simplemente lo niegas'”.

Y efectivamente, los secretarios de prensa de Trump emitieron falsedades a la prensa en repetidas ocasiones.

También son sorprendentes algunas de las historias de Grisham sobre Jared e Ivanka. Según el diario The Washington Post, “Grisham escribe que Ivanka y Jared trataron de abrirse paso para reunirse con la reina Isabel II junto al presidente y la primera dama, una salvaje violación del protocolo en una visita de Estado, pero sus planes se frustraron cuando no cupieron en el helicóptero”. Contó Grisham: “Finalmente me di cuenta de lo que estaba pasando. Jared e Ivanka se creían la familia real de Estados Unidos”.

Grisham sale como secretaria de Prensa de la Casa Blanca sin haber realizado ni una conferencia

Ivanka Trump intentaba con frecuencia entrar en reuniones a las que no pertenecía, afirma el libro. (El mundo entero pudo comprobarlo a menudo). Y Jared fue acumulando poder a medida que Trump se deshacía de los jefes de gabinete y de otros miembros clave del personal como quien se deshace de “botellas de leche” caducas. Los empleados de la Casa Blanca, escribe Grisham, apodaron a los dos “la Princesa” y “la Parca”.

No es sorprendente que Trump niegue las afirmaciones del libro. Tampoco es sorprendente que lo haga en términos sexistas, infantiles y difamatorios, afirmando que Grisham tenía “grandes problemas” y que actúa por una reacción emocional a una ruptura.

En una declaración proporcionada a CNN, Trump dijo: “Lástima que los editores depravados sigan informando de esta basura tan aburrida. Nosotros y el movimiento MAGA estamos totalmente acostumbrados a ello. Y algún día, en un futuro no muy lejano, recuperaremos nuestra voz y seremos tratados con justicia por la prensa”.

A pesar de la conmoción que provocan las historias que cuenta Grisham, coinciden estrechamente con las revelaciones de otras publicaciones recientes. (¿Acaso ha habido alguna presidencia que haya sido seguida por una avalancha de libros y revelaciones tan poco favorecedoras de personas de la administración?)

Las crecientes evidencias son un recordatorio para los votantes estadounidenses sobre lo que el país acaba de sobrevivir y lo que aún lo amenaza: un hombre acosado por inseguridades y sin principios, admirador de dictadores, que sigue asaltando la democracia de la nación y que pretende recuperar el poder.

Related Articles