Home Salud Cerca de 12 millones de mujeres no accedieron a métodos anticonceptivos desde el inicio de la pandemia

Cerca de 12 millones de mujeres no accedieron a métodos anticonceptivos desde el inicio de la pandemia

by Jaime De La Cruz

En virtud del derecho internacional de los derechos humanos, los Estados deben garantizar servicios de salud sexual y reproductiva, incluidas formas modernas de anticoncepción, e información y educación sobre planificación familiar, sin embargo, antes del Día Mundial de la Anticoncepción: el 26 de septiembre; los expertos emitieron la siguiente declaración:

“El acceso a los servicios de planificación familiar y anticoncepción, libre de coacción o impedimento, es un componente del derecho a la salud que es fundamental para la autonomía y la agencia de las mujeres, y clave en la realización de los derechos de las mujeres a la igualdad y la no discriminación, la vida, la sexualidad y los derechos de salud reproductiva y otros derechos humanos”.

De acuerdo con ello, los Estados deben respetar y proteger los principios clave de no discriminación, igualdad y privacidad, así como la integridad corporal, la autonomía, la dignidad y el bienestar de las personas, especialmente en relación con los derechos de salud sexual y reproductiva.

Los anticonceptivos permiten que las mujeres y las adolescentes ejerzan su derecho a decidir si quedar embarazadas; el número y el intervalo de sus hijos; y tener experiencias sexuales placenteras y seguras sin el riesgo de embarazos no deseados. La anticoncepción también mejora las oportunidades socioeconómicas para las mujeres y abre más oportunidades educativas para las adolescentes.

A nivel mundial, más mujeres, o sus parejas, utilizan métodos anticonceptivos como nunca antes. Sin embargo, a pesar de los grandes avances en la extensión de la planificación familiar en las últimas décadas, el acceso a los anticonceptivos sigue siendo insuficiente y desigual.

Una de cada diez mujeres en edad reproductiva, unos 270 millones según estimaciones de la OMS, tiene una necesidad insatisfecha de planificación familiar y más de 200 millones de mujeres que desean evitar el embarazo, no utilizan métodos anticonceptivos modernos debido a una serie de barreras.

Si bien el uso de anticonceptivos varía entre las regiones, y las mujeres que viven en países de ingresos medianos y bajos enfrentan mayores obstáculos para satisfacer sus necesidades de anticoncepción, el acceso a ella es difícil y está lleno de barreras para las mujeres en todos los lugares que experimentan formas múltiples e interrelacionadas de discriminación: como inmigrantes, mujeres con discapacidad, mujeres de bajos ingresos, mujeres lesbianas y trabajadoras sexuales. Por ejemplo, las mujeres afrodescendientes a menudo tienen dificultades para acceder a métodos anticonceptivos modernos.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, las mujeres y las adolescentes ecuatorianas se han visto expuestas a mayores riesgos directos e indirectos de embarazos no deseados e insostenibles como resultado de bloqueos, interrupciones del servicio, desabastecimientos, dificultades financieras y un mayor riesgo de violencia de género, incluida la violencia sexual. Un año después de la pandemia, según las estadísticas y opiniones de los expertos del UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas), es posible que 12 millones de mujeres hayan perdido el acceso a la anticoncepción, y que 1,4 millones de embarazos no deseados se pudieron haber acaecido durante 2020 en 115 países de ingresos bajos y medios. Estas limitaciones se han sumado a los obstáculos crónicos que incluyen la falta de acceso a información sobre anticoncepción, la falta de educación sexual integral, y los estereotipos y normas de género nocivos.

Foto: Cortesía.

Related Articles