Home Política No al racismo

No al racismo

by Jaime De La Cruz

Por: Lcdo. Julio César Zamudio

Nunca debemos practicar racismo sobre las demás personas, no es nada grato, el hecho que una persona sea de color moreno o más oscuro eso no es motivo de practicar sobre esas personas el racismo, no se vale humillarlos, la gente nació así y precisamente así debemos aceptarlos, lamentablemente, el racismo es una actitud o ideología donde una raza o grupo étnico se considera superior a otra, en pocas palabras, es la exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución, tal y como lo hizo el ex presidente Donald Trump, este sujeto promovió el racismo y nunca fue sancionado por sus malas palabras hacia las personas de los distintos países, de hecho, Estados Unidos ocupa el primer lugar a nivel mundial en practicar el racismo, ya que millones de personas llegan del extranjero a vivir en dicho país, incluso, sus raíces de Donald Trump son extranjeros, en todas partes del mundo se practica el racismo, las personas se dirigen a los demás con palabras negativas y humillantes, incluso, hay quienes ponen los apodos en lugar de hablarles por su nombre, pese a los avances contra la discriminación racial y otras formas de intolerancia, aún queda un largo camino por recorrer, de hecho, en el año 2018, la ONU ha emitido una resolución con varios recordatorios los cuales son: todos los seres humanos nacemos libres e iguales con dignidad en derechos, todos y todas tenemos la misma capacidad de contribuir de forma constructiva al desarrollo y bienestar de la sociedad”.

A las personas en general se les debe respetar, los medios de comunicación  local e internacional deben aportar un pequeño espacio para fomentar el respeto a los demás, sin embargo, mucha gente se la pasa etiquetando a los demás, la discriminación racial se produce cuando alguien siente odio hacia otra persona o grupo de personas por el hecho de tener cualidades o características distintas, como el idioma, color de la piel, las costumbres o el lugar de procedencia, sin embargo, lo que se debe hacer es crear compromisos para combatir el racismo y la discriminación, de hecho, la Convención Internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial, define tal discriminación como toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

No debemos juzgar a nadie por su color, se practica con frecuencia el racismo hacia las personas migrantes, los padres no deben inculcar a sus hijos el odio, rencor y venganza hacia sus demás compañeritos, eso les traerá problemas a futuro, más bien, se debe actuar en un plano de igualdad, en las esferas política, económica, social, cultural o cualquier otra de la vida pública, se debe condenar la discriminación racial y todo tipo de discriminación, de hecho, el país que ocupa el primer lugar en practicar el racismo es Estados Unidos, de hecho, vergüenza les debería dar por mentirle a sus ciudadanos estadounidenses de que el territorio que le robaron a mi país México fue en una guerra, no fue así, ni tampoco ellos son una gran nación, el hecho que sea un país dolarizado no les da derecho a creerse superiores a los demás, no lo son, su moneda no se devalúa porque ellos siempre han usado la mercadotecnia, pero, no les da ningún derecho a practicar el racismo contra las personas de los demás países, al practicar racismo contra los demás se levantan barreras que impiden el desarrollo de sus víctimas individuales o colectivas, corrompe a quienes lo ejercen, en realidad debemos plantearnos la lucha contra el racismo y la discriminación como un trabajo a largo plazo, en realidad es una labor que requiere una revisión constante de las estrategias y de las políticas antirracistas junto con esfuerzos de coordinación en el ámbito internacional, nacional, regional y local, hay que usar todos los mecanismos para combatir el racismo y la discriminación, no puede ser que en los restaurantes y varios negocios se les atienda de mala gana a las personas de color moreno, y a las que son de piel blanca casi casi se les hincan como a unos dioses, eso no puede ser, de hecho, se puede mandar a realizar encuestas para recabar datos y visibilizar a víctimas de racismo y discriminación para que las autoridades locales trabajen conforme a los datos recabados, a pesar de que varios países han legislado para combatir el racismo y la discriminación en realidad es letra muerta porque n ose acciona ni se trabaja para combatirla, todas las personas del mundo entero no importando de qué lugar vengan merecen respeto, el trato debe ser totalmente igualitario.

En las escuelas del mundo entero se practica el racismo, y es exactamente en esos lugares donde primeramente se debe combatir, en primer lugar a las personas no se les debe imponer un apodo, todos y todas tienen nombre y como tal nos debemos dirigir a ellos, no por apodos, a una persona de color no hay que decirle negro, aunque la persona diga que no hay problema que le digan así no es correcto pues se fomenta que a las demás personas les digan igual, los diferentes niveles de gobiernos de todos los países, la sociedad civil y las escuelas deben unir esfuerzos para combatir el racismo y la discriminación, diseñar planes y proyectos de campañas para combatirla, legislar para que las escuelas incorporen la lucha contra el racismo y la discriminación, así como el respeto de la diversidad en su gestión y funcionamiento, es importante no solo leerlo y olvidarlo, sino recalcarlo para que en verdad se respeten los derechos de los demás, velar porque las escuelas adopten y hagan cumplir un código de conducta contra el racismo y la discriminación en cada uno de los países.

Columnista invitado

Related Articles