Home Deportes Así fue la trayectoria de Álex Quiñónez, velocista ecuatoriano

Así fue la trayectoria de Álex Quiñónez, velocista ecuatoriano

by Kelvin Jarama

En agosto de este año, el esmeraldeño se quedó a puertas de su participación en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Un “fallo de paradero” llevó a la Athletics Integrity Unit (UIA) a suspender al atleta tricolor, cuyos registros lo ponían como una clara opción de medalla para Ecuador.

Una petición de “disculpas a todo el Ecuador” es el último recuerdo de Álex Quiñónez en el ámbito deportivo, velocista ecuatoriano asesinado la noche del viernes 22 de octubre en Guayaquil, en situaciones aún no esclarecidas.

El esmeraldeño llegó a la cima del atletismo mundial en 2012, cuando se midió con los más rápidos del mundo en la final de los Juegos Olímpicos de Londres.

Fue un momento cumbre en su carrera, pero también el inicio de un declive pronunciado, que lo llevó hasta el retiro.

Quiñónez empezó a ausentarse de entrenamientos, no participó en competencias internacionales durante el siguiente ciclo olímpico, sin llegar a repetir actuación en Río de Janeiro 2016.

En 2015 quedó fuera de las pistas. Se desvinculó de su entrenadora, la cubana Yosvaina Molina, y su entorno en Esmeraldas complicó su preparación. El considerado máximo velocista del Ecuador se dedicó entonces a múltiples actividades, como a la construcción y a la mecánica, para solventar gastos familiares, pero apoyado por sus compañeras de equipo Ángela Tenorio y Marisol Landázuri regresó a la actividad “con una mentalidad diferente”.

La temporada del 2019 fue calificada por Quiñónez como “el mejor año deportivo”, sellada con un fichaje para el FC Barcelona (España), ya con 30 años.

Tras la para de la pandemia del COVID-19 fue a Portugal para seguir sus entrenamientos, el inicio de lo que sería la última etapa de su carrera, residencia que sin ser registrada por su “representante autorizado”, Alberto Suárez, originó la sanción que lo dejó fuera de la cita olímpica de Tokio.

En junio y septiembre del 2020, el deportista no pudo ser localizado por la AIU para controles de dopaje. El caso se repitió en mayo del 2021, con un registro de Florida (Estados Unidos) en el sistema Adams como lugar de entrenamiento, cuando el deportista permanecía en Portugal, “un trágico error”, según reconoció Suárez, aunque según la reglamentación “cada atleta sigue siendo el último responsable en todo momento de realizar presentaciones de paradero precisas y completas, ya sea que realicen cada presentación personalmente o deleguen la tarea a un tercero”.

Quiñónez fue considerado uno de los más veloces del mundo en la modalidad de 200 metros, y aunque ansiaba su regreso a unos Juegos Olímpicos, “solo Dios sabe lo que va a pasar”, sentenció en su última publicación en redes sociales, en julio.

Related Articles