Home Salud Inteligencia de EE. UU. cree que el coronavirus no se creó como un arma biológica

Inteligencia de EE. UU. cree que el coronavirus no se creó como un arma biológica

by Jaime De La Cruz

La Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos duda de que el virus tenga un origen de arma biológica. Así se afirma en un informe publicado este viernes en el sitio web de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos.

“Creemos que el virus no fue diseñado como un arma biológica”, dice el documento. La mayoría de las agencias de inteligencia del país también creen que el virus “probablemente no ha sido alterado genéticamente”. Sin embargo, dos agencias de inteligencia creen que hay “datos insuficientes” para tales evaluaciones.

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos nunca ha llegado a un consenso sobre el origen del nuevo coronavirus. Según el informe, los servicios de inteligencia estadounidenses consideran probable tanto la versión de la transmisión de la infección de animal a persona como la hipótesis de la propagación del virus como resultado de un incidente de laboratorio.

“Después de examinar todos los informes de inteligencia disponibles y otra información, la comunidad de inteligencia todavía está dividida sobre el origen más probable de COVID-19. Todos los departamentos consideran dos hipótesis probables: contacto natural con un animal infectado o un incidente relacionado con un laboratorio”, dice el documento .

Al mismo tiempo, señala que una de las agencias de inteligencia con un grado de confianza moderado asume que el primer caso de infección humana con un nuevo coronavirus fue el resultado de un incidente de laboratorio, “posiblemente relacionado con experimentos del Instituto de Virología de Wuhan”. El informe no especifica cuál de las casi 20 agencias de la comunidad de inteligencia estadounidense tiene esta opinión.

Washington cree que sin la ayuda de China, no será posible llegar a conclusiones definitivas sobre el origen del nuevo coronavirus. “Es probable que se necesite la cooperación de China para dar estimaciones definitivas del origen del COVID-19, pero Beijing continúa obstruyendo las investigaciones internacionales, se resiste al intercambio de información y culpa a otros países, incluido Estados Unidos”, dice el documento.

La misiva publicada este viernes, es una actualización del informe sobre el origen del nuevo coronavirus, que fue presentado por la inteligencia estadounidense en agosto. También destacó que los servicios de inteligencia estadounidenses no llegaron a una conclusión común sobre el origen del virus y “sus opiniones aún difieren”.

Foto: Cortesía.

Related Articles