Home Nacionales Los comedores de beneficencia de la ciudad de cuenca alimentan a niños en situaciones vulnerables

Los comedores de beneficencia de la ciudad de cuenca alimentan a niños en situaciones vulnerables

by Jaime De La Cruz

Vamos niños, siéntense, pasen, dijo Mónica Lucero, lávense las manos por favor. Ruth tomó algunos platos y comenzó a servir las mesas que poco a poco comenzaban a llenarse de niños y los niños ahora eran adolescentes. Mónica, que lleva 29 años diciendo lo que dice, sale y entra en la cocineta, donde servirá los jugos que a los comensales les encanta porque en el aire se siente la intensidad húmeda y el calor parece haberse vuelto. inaguantable. Los niños comen despacio, disfrutan de la comida, no tienen prisa.

Niños comen sopa en el comedor de la unidad educativa Zoila Esperanza Palacio, en la parroquia El Vecino. El espacio forma parte de los centros de apoyo nutricional de la Ciudad de Cuenca, que surgieron para alimentar a los niños, discapacitados y ancianos de la ciudad hace más de tres décadas. Además de los centros gestionados directamente por el Ayuntamiento de Cuenca, existen otros espacios bajo contrato y se han concertado convenios con instalaciones para la alimentación diaria de 1.100 niños, ancianos y discapacitados.

Pero, una vez que la situación epidemiológica lo permite, paulatinamente a lo largo de cuatro meses, se reabren los centros infantiles. Uno de los últimos lugares en reabrir fue el comedor donde trabajaban Ruth y Mónica. Cuando las mujeres se enteraron, como ellas mismas dicen, apenas festejaron porque el comedor era su casa, donde eran las “madres” de las que venían todos los días al mediodía a servirse el almuerzo. Mónica dijo: “Estamos encantados de ver que los niños tienen la barriga llena.

Todos son recién llegados al espacio, son estudiantes, son niños que necesitan comida a la que una gran parte de la población quiere tener acceso, sin embargo, en cualquier proceso, son limitados. Para Magdalena Ortiz, jefa de los centros de nutrición de Cuenca, la pandemia ha agravado la vulnerabilidad de las familias del estado.

Foto: cortesía.

Related Articles