Home Comunidad Comerciantes dificultan el tráfico en la entrada de la 8

Comerciantes dificultan el tráfico en la entrada de la 8

by Jaime De La Cruz

A pesar de que varios sicariatos han tenido lugar en el sector de la entrada de la 8 durante el 2021, quienes conducen y viven por la zona consideran que el comercio informal y el desorden vehicular es lo más preocupante, sobre todo en época de mayor movimiento comercial como sucede en diciembre.

Por este problema de los vendedores ambulantes que se toman las calles ya hubo una intervención integral hace un par de semanas. Ese día no solo se retiró a los vendedores que ocupaban aceras y calles, impidiendo el paso de los carros, sino también se allanaron locales comerciales y otros negocios en los que se encontraron objetos sospechosos, armas de fuego y hasta dosis de droga. Catorce locales fueron clausurados y decenas de objetos decomisados.

Pero el mayor Ricardo Armas, jefe policial del circuito Fortín, menciona que en un informe dieron a conocer al Municipio que incluso hay trabajo sexual informal en la zona.

“Nosotros no podemos perseguir esta situación, es responsabilidad del Municipio, pero hay otras situaciones como menores de edad que trabajan aquí”, dijo el gendarme que aseguró que ha asignado más uniformados en puntos estratégicos, como bajo del puente vehicular de la Perimetral o en la zanja, donde se esconden los delincuentes.

En la zona también hay policías a pie haciendo control, pero Armas considera que esto es insuficiente si no hay colaboración de otras entidades como el Municipio y la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM).

“Hay horas picos donde el espacio de circulación es insuficiente, de los tres carriles que hay a veces solo se puede usar uno y es un caos, eso permite a los arranchadores actuar y que no sean seguidos”, menciona el policía.

Marcia Daquilema vende zapatillas y ropa en ese sector. Con unas cañas cada mañana forma una estructura para guindar piezas que en esta época navideña se venden como pan caliente, menciona la mujer.

Ella admite que sí están obstruyendo el tráfico y que la han desalojado del lugar en varias ocasiones, al igual que a decenas de comerciantes, pero indica que para darles de comer a sus hijos debe regresar y ocupar la calle.

Xavier Narváez, director de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil, fue consultado por EL UNIVERSO. El funcionario admite que por ahora no están haciendo controles en esta zona del noroeste de Guayaquil, pues la prioridad es la Bahía.

“Hay operativos frecuentes que hacen los metropolitanos, pero ahorita todos están concentrados en la Bahía. No tenemos personal suficiente”, mencionó Narváez.

Sostiene que es cuestión de colaboración de la ciudadanía. “Para evitar ese desorden no deben comprarles a los comerciantes”.

El mayor Armas pide también controles de otras entidades, como la ATM. Solicita que realicen control vehicular y de motos, pues considera que en ese sector el número de agentes asignado no son suficientes para la cantidad de personas que circulan todos los días.

“Hay motociclistas sin casco, sin placa y todo el tiempo van tranquilamente dos hombres en una moto, lo que no pasa en Guayaquil porque se les lleva la moto al canchón (…). Vivimos en tierra de nadie”, menciona Andrés Villota, transeúnte que espera un bus en esa zona.

Villota vive cerca del mercado de la Casuarina, sin embargo, dice que hay mucho más comercio en las calles.

“Ellos no se quieren legalizar, en el mercado aún hay espacio, pero la gente prefiere invadir la calle aunque se cause accidente o se expongan a ser arrollados”, asegura el ciudadano.

El jefe policial explica que cuando se han realizado controles peatonales en la entrada de la 8 y bajo el paso a desnivel de la Perimetral se ha logrado detener a varios sujetos que tenían boletas de captura por distintos delitos. Ellos caminan seguros en medio del caos, expresa Armas, quien también pide la presencia de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa)y del Cuerpo de Bomberos.

El policía asegura que supuestamente en el sector se expenden carnes u otros alimentos en las calles que no son almacenados bajo las normas mínimas de sanidad y la mayoría de los locales son irregulares, no tienen permisos de funcionamiento y por eso no está definida la actividad a la que se dedican.

“Tiempo atrás se intervino a un local donde vendían colas a los informales, pero dentro hallamos droga y un arma de fuego. Ya es hora de que se legalicen”, considera el jefe encargado de la entrada de la 8, un sector por donde se calcula que circulan aproximadamente 400.000 personas que viven en las cooperativas del sector Monte Sinaí.

Fotos: Cortesía

Related Articles