Home Actualidad Un legado en peligro y la naturaleza de Zaruma en el fracaso

Un legado en peligro y la naturaleza de Zaruma en el fracaso

by Jaime De La Cruz

Su nombre completo es Villa del Cerro de Oro de San Antonio de Zaruma, fue fundada el 25 de junio de 1824 y declarada patrimonio nacional: 17 de julio de 1990. Hoy ha mutado, tristemente, al cantón de los socavones, por la minería ilegal.

El pasado 15 de diciembre, tras el hundimiento más reciente, cuando 80 familias debieron salir de sus hogares cercanos a la zona cero, Zaruma perdió dos de sus 53 edificaciones patrimoniales del centro histórico. En 2016, otro socavón acababa con la Inmaculada, un centro educativo, también patrimonial, que vio crecer a más de uno.

Hoy peligran su mercado, su Municipio y otros aproximadamente 30 bienes patrimoniales, de acuerdo a un reporte que la Secretaría de Gestión de Riesgos cedió estos días al Municipio del lugar.

De acuerdo a datos del Ministerio de Cultura, Zaruma es una de las primeras ciudades españolas del país. Es pluricultural, por la presencia de diferentes asentamientos humanos precoloniales y preincaicos. Su valor histórico radica en la conservación de edificaciones que se adaptan al paisaje natural, con un agregado estético y paisajístico que hoy está en riesgo.

Dentro de los trabajos pendientes de la autoridad competente está actualizar cuánto costaría la intervención, pero los problemas con la minería distraen esos objetivos, lamenta.

“Hay que proponer algo urgente. La riqueza turística de Zaruma yace en el patrimonio y eso ya pasa factura. Cuando hubo el socavón de la Inmaculada, al menos diez grupos europeos cancelaron el arribo”, cuenta este.

Desde 2014, año en que López entró a administrar, el Municipio ha recibido algo más de 203 mil dólares para repotenciación del patrimonio. Jaramillo explica que ese monto se ha invertido en programas culturales y patrimonio intangible. “Además, se restauró el edificio patrimonial de la ex LEA, que hoy usa el Cabildo”, dice.

Ese discurso no convence a Luis Rubio, miembro del Colegio de Arquitectos de El Oro. A su decir, “está en peligro todo el patrimonio y si hay más socavones desaparecerán más estructuras. De allí que sea imprescindible frenar la minería en el caso urbano”.

“Si la beta mineralizada del casco urbano colapsa, se pierde la razón de ser de Zaruma. Se pierde el paisaje arquitectónico… se pierde su esencia”, concluye el experto.

Critica que en el país la excusa es que no hay presupuesto, cuando lo que se necesita es voluntad política y que las autoridades tomen riendas en el marco de sus competencias.

El Ministerio de Recursos no Renovables ha planteado taponar con hormigón los accesos a las minas ilegales. El INPC ha dicho que responderá sobre este tema.

El alcalde de Zaruma, Jhansy López, y la coordinadora zonal del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Delia Espinoza, mantuvieron una reunión esta semana en donde la segunda expuso su procuración por la situación.

Foto: Cortesía

Related Articles