Home Política Guadalupe Llori se salvó por un voto

Guadalupe Llori se salvó por un voto

by Jaime De La Cruz
Guadalupe Llori se salvó por un voto: no se creó comisión para evaluar su gestión al frente de la Asamblea Nacional

Un voto les faltó a las bancadas Unión por la Esperanza (UNES), Partido Social Cristiano (PSC) y al grupo de los autodenominados “rebeldes” de Pachakutik para incluir a debate, en la sesión 767 de este 9 de marzo, la moción para la integración de una comisión que evalúe al Consejo de Administración Legislativa (CAL), presidido por Guadalupe Llori.

Las ausencias de los asambleístas Mariuxi Sánchez, de UNES, y de Javier Ortiz, del PSC, fueron determinantes al momento de llamar a votar la moción planteada por el correísta Fausto Jarrín para conformar la citada comisión de evaluación.

Desde la bancada del PSC se señaló que el asambleísta Ortiz sufrió en la mañana “un atentado” mientras se trasladaba desde Esmeraldas a Quito. En el caso de Sánchez, recién llegó al pleno cuando estaba en trámite el tercer punto del orden del día.

Del grupo de Pachakutik, Rosa Cerda demoró en consignar su voto. Su decisión pudo inclinar la balanza hacia los grupos de oposición a Llori, por lo que sus coidearios rodearon su curul y finalmente votó en contra de la moción y se contabilizaron 69 voluntades, y eso motivó los aplausos desde las bancadas de Pachakutik, Izquierda Democrática y del grupo del Gobierno. Se necesitaban 70 votos en total.

Jarrín dijo que son varios hechos los que motivan el pedido de evaluación del CAL, como la calificación de juicios políticos contra el Consejo de Participación Ciudadana y el Consejo de la Judicatura, sin tomar en cuenta la urgencia de los temas, y los atrasos en la calificación de los proyectos de ley. “Este tipo de arbitrariedades no se debe seguir permitiendo ni en el CAL ni en la Asamblea”, replicó.

Añadió que lo único que se busca es determinar si la Asamblea está cumpliendo con la ley y los procedimientos, si la estructura del CAL compuesta por la presidenta, vicepresidentes y vocales están cumpliendo con la ley, y dijo que necesitan transparencia y evaluación.

Este fue el segundo intento de UNES en su propósito de integrar una comisión de evaluación. Ya en la mañana de este mismo día, en una plenaria en la que se discutía el trámite de la resolución del CAL para que se consulte a la Corte Constitucional respecto a si es o no viable que el Parlamento califique proyectos que proponen derogar la ley tributaria del Ejecutivo que entró en vigencia como decreto-ley, Pabel Muñoz planteó que se integre la comisión, pero esa moción no fue calificada por Llori porque la consideró “impertinente”.

Tras la votación de esa moción, el correísta indicó que no iban a declinar la posición de una evaluación porque es lo que pide el país.

Juan Fernando Flores, quien es parte de la Bancada Acuerdo Nacional (BAN) que aglutina a los afines al Gobierno, festejó la victoria y preguntó dónde está esa nueva mayoría que iba a revisar a esta Asamblea Nacional y que lamentablemente se quedó con los “crespos hechos” y la realidad de eso es que la legislatura no se va a prestar para caprichos de unos cuantos.

Dijo que espera que una vez que entiendan que el camino no es buscar la desinstitucionalización de la Asamblea Nacional, dejen trabajar. “No hay una nueva mayoría y lo venimos diciendo y agradecemos a los asambleístas que fueron responsables con la institucionalidad no solo de la Asamblea, sino del Estado democrático”.

El jefe de la bancada de Pachakutik, Rafael Lucero, comentó que su grupo siempre será respetuoso de la democracia, de la institucionalidad y del debido proceso.

Que no se puede permitir que a pretexto y argucias jurídicas oscuras pretendan desestabilizar a la Asamblea. Que ha quedado demostrado que no hay una mayoría y que el bloque Pachakutik permanecerá unido, indicó el legislador.

Más temprano, en una rueda de prensa, Llori se anticipó a las intenciones de las bancadas que critican su gestión y afirmó que no se aferraba al cargo. “Guadalupe Llori jamás, nunca, se ha aferrado a ningún cargo”, dijo, y trajo a colación lo que sucedió cuando asumió la Prefectura de Orellana, cuando fue perseguida, criminalizada y encarcelada. “No hui ni por las alcantarillas ni por los tumbados, mucho peor hui a Miami ni tampoco a Bélgica; me quedé en el Ecuador esperándoles a que me priven de la libertad, eso quiere decir que jamás me han importado los cargos, pero que aquí vamos a hacer respetar la democracia, la estabilidad de las funciones del Estado y una de ellas es la Asamblea Nacional, y voy a hacer respetar”.

Related Articles