Home Política ¡Ojalá que el remedio no resulte peor que la enfermedad!

¡Ojalá que el remedio no resulte peor que la enfermedad!

by Jaime De La Cruz

Por: Emilio Ruiz

Si viviera el periodista Ricardo Chacón García y el dirigente Reinaldo Ramírez Icaza, se morirían de coraje al ver que su obra está convertida en un verdadero desastre, y que los culpables siguen siendo los mismos de siempre. En el diamante “Yeyo” Uraga, donde se jugaron los torneos sudamericanos más intensos de la época, hoy se lucha para que una desnivelación que tiene la cancha de césped con la calle Tungurahua, no siga siendo el origen de tantas inundaciones durante la temporada invernal. Es verdad que el problema sigue siendo económico.

Sin embargo, esperemos que el remedio no sea peor que la enfermedad, y que ya no sea muy tarde para cuando regresen a organizar eventos como se hacía hace 20 años. Tenemos noticias de que los 4 o 5 clubes que contrataban peloteros panameños para pelear el banderín de campeón provincial, ya no existen. Esta disciplina como tantas otras que practicaban los porteños, están desapareciendo de a poco, por lo que habrá que armar una cruzada que salga al rescate de todas ellas.

Ojalá que los cinco meses que dieron para solucionar el problema del escenario federativo estén dentro de lo normal, sobre todo para que la resiembra del nuevo césped satisfaga a propios y extraños. Es una lástima lo que ocurre con la infraestructura deportiva de la ciudad más grande y poblada del país, pues las canchas de softbol, béisbol, fútbol y baloncesto de la Liga del Sur, están sufriendo el mismo problema.

Niños y jóvenes; padres de familia y aficionados que llenaban el escenario, se cansaron rogándole al Ministerio del Deporte, para que ayude con lo que prometió. Ojalá que las ilusiones del presidente de la liga: Edgar Salazar Vera (SALAVERA) sigan adelante y no trunquen los sueños de tantos niños y jóvenes de los barrios más populares que existen en la ciudad porteña.

Opinión

Related Articles