Home Internacionales Finlandia a punto de entrar en la OTAN mientras Suecia sigue su ejemplo

Finlandia a punto de entrar en la OTAN mientras Suecia sigue su ejemplo

by Jaime De La Cruz

Mientras que otros países nórdicos como Noruega, Dinamarca e Islandia fueron miembros originales de la alianza, Suecia y Finlandia no se unieron al pacto por razones históricas y geopolíticas.

Tanto Finlandia, que se declaró independiente de Rusia en 1917 tras la revolución bolchevique, como Suecia adoptaron posturas neutrales en política exterior durante la Guerra Fría, negándose a alinearse con la Unión Soviética o Estados Unidos.

Para Finlandia, esto resultó más difícil, ya que compartía una enorme frontera con una superpotencia autoritaria. Para mantener la paz, los finlandeses adoptaron un proceso que algunos llaman “finlandización”, en el que los líderes accedían a las demandas soviéticas de vez en cuando.

La imparcialidad de ambos países terminó efectivamente con el colapso de la Unión Soviética. Entraron juntos en la Unión Europea en 1995 y alinearon gradualmente sus políticas de defensa con Occidente, aunque evitaron entrar en la OTAN.

Cada país tenía diferentes razones para evitar firmar el pacto de la OTAN junto con la UE.

En el caso de Finlandia, fue más geopolítico. La amenaza de Rusia es más tangible debido a las 830 millas (1.335 kilómetros) de frontera que comparten ambos países.

“Finlandia ha sido el país expuesto y nosotros hemos sido el país protegido”, dijo el ex primer ministro sueco Carl Bildt en una entrevista conjunta con el ex primer ministro finlandés Alexander Stubb.

Aunque es una nación independiente, la geografía de Suecia la sitúa en el mismo “entorno estratégico” que sus vecinos democráticos liberales, dijo Bildt. Finlandia y Suecia han disfrutado de una estrecha colaboración durante décadas, y Estocolmo consideró su decisión de no entrar en la OTAN como una forma de ayudar a mantener el calor fuera de Helsinki. Ahora, sin embargo, es probable que Suecia siga el ejemplo de Finlandia.

“Compartimos la idea de que una estrecha cooperación nos beneficiará a ambos”, dijo la actual primera ministra sueca, Magdalena Andersson, en una conferencia de prensa el mes pasado junto a su homóloga finlandesa, Sanna Marin.

La razón por la que la mayoría de los países se unen a la OTAN es el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte, que estipula que todos los firmantes consideran que un ataque contra uno es un ataque contra todos.

El artículo 5 ha sido la piedra angular de la alianza desde que se fundó la OTAN en 1949 como contrapeso a la Unión Soviética.

El objetivo del tratado, y del artículo 5 en concreto, era disuadir a los soviéticos de atacar a las democracias liberales que carecían de fuerza militar. El artículo 5 garantiza que los recursos de toda la alianza incluido el enorme ejército estadounidense pueden utilizarse para proteger a cualquier nación miembro, como los países más pequeños, que estarían indefensos sin sus aliados. Islandia, por ejemplo, no tiene ejército permanente.

Bildt dijo que no cree que se construyan nuevas grandes bases militares en ninguno de los dos países en caso de que se unan a la OTAN. Dijo que la adhesión a la alianza probablemente significaría más de entrenamiento y planificación militar conjunta entre Finlandia, Suecia y los 30 miembros actuales de la OTAN. Las fuerzas suecas y finlandesas también podrían participar en otras operaciones de la OTAN en todo el mundo, como las de los países bálticos, donde varias bases tienen tropas multinacionales.

“Va a haber preparativos para contingencias como parte de la disuasión de cualquier aventura que los rusos puedan estar pensando”, dijo Bildt. “El cambio real va a ser bastante limitado”.

Rusia comparte actualmente unas 755 millas (1.215 kilómetros) de frontera terrestre con cinco miembros de la OTAN, según la alianza. La adhesión de Finlandia significaría que una nación con la que Rusia comparte una frontera de 830 millas (1.335 kilómetros) pasaría a estar formalmente alineada militarmente con Estados Unidos.

Esto no solo sería una mala noticia para el Kremlin, sino que la incorporación de Finlandia y Suecia beneficiaría a la alianza. Ambos son potencias militares serias, a pesar de su pequeña población.

Sin embargo, Bildt y Stubb, los antiguos primeros ministros sueco y finlandés, creen que hasta ahora la respuesta de Rusia ha sido relativamente débil.

Foto cortesía.

Related Articles