Home Internacionales El delirante (y fascinante) mundo de las “micronaciones”

El delirante (y fascinante) mundo de las “micronaciones”

by Jaime De La Cruz

Tras ser coronado como emperador George II, Cruickshank emitió una declaración unilateral de independencia de la Mancomunidad de Australia. El trío izó una bandera y así nació oficialmente la micronación de Atlantium.

Atlantium es una de más de cien micronaciones en todo el mundo. Una micronación es un Estado soberano autoproclamado que carece de una base legal para su existencia.

Como consecuencia, no son reconocidas por los estados nacionales establecidos, pero eso no les impide asumir la ceremonia, la pompa e incluso sus estructuras de gobierno.

Sin embargo, la imitación no es necesariamente una forma de adulación. Los fundadores de micronaciones como Cruickshank buscan desafiar la noción de Estado nacional demostrando cuán artificiales son.

“La idea de un Estado nación soberano que tenga autoridad total sobre sus ciudadanos dentro de fronteras definidas es solo un desarrollo bastante reciente, y condujo a todos los horrores del siglo XX”, dice Cruickshank.

También adoptó un sistema de calendario decimal que divide el año en 10 meses, y en 2008, compró una propiedad rural de 80 hectáreas a unos 350 km de Sídney, que se convirtió en la capital administrativa de Atlantium.

El emperador pasa la mayor parte de sus fines de semana en Concordia, en la provincia de Aurora, donde redacta declaraciones políticas e intercambia cartas con otros líderes de micronaciones y “representantes diplomáticos no acreditados” de Atlantium en Estados Unidos, Singapur y Suiza.

Atlantium apoya el derecho a la libertad de movimiento internacional sin restricciones, por lo que no emite visas a visitantes como yo que vienen a quedarse en la capital, que figura en Airbnb como “el país más pequeño de Australia”.

La propiedad de 0,75 kilómetros cuadrados consta de matorrales y una cabaña que funciona como casa de gobierno. Una oficina de correos contigua vende moneda, sellos y postales.El tamaño del territorio de Atlantium es el doble del Vaticano y sus 3.000 “ciudadanos” provienen de 100 países, aunque la mayoría nunca ha puesto un pie allí.

Atlantium cumple con los cuatro criterios de un estado definidos por la Convención de Montevideo de 1933, dice Cruickshank.

Tiene una población permanente (si se cuentan sus 3.000 ciudadanos remotos), un territorio definido, un gobierno y la capacidad de relacionarse con los demás estados.

Sin embargo, hasta la fecha, otras naciones han estado menos dispuestas a interactuar con Atlantium, y todavía está lejos de ser reconocida como nación.

Fuente: EU

Foto: Cortesía.

Related Articles