Home Internacionales La foto de la “niña del Napalm” cumple 50 años

La foto de la “niña del Napalm” cumple 50 años

by Jaime De La Cruz

“Si tuviera el poder de volver atrás, borraría esa secuencia y elegiría la vida de una niña normal”, dice Kim Phuc, protagonista de la imagen.

Fue tal el poder icónico de aquella foto, que es considerada como uno de los factores que hizo más impopular esa guerra de Vietnam y que precipitó la derrota y salida del ejército estadounidense un año después.

Medio siglo después de que fuera fotografiada desnuda, llorando en una carretera con la piel abrasada mientras huía de un bombardeo estadounidense en un campo de Vietnam, la conocida como “la niña del napalm”, Kim Phuc, hoy una mujer de 59 años, aún clama contra todas las guerras.

Kim Phuc se encuentra en Nueva York para participar en un panel de reporteros de guerra junto con Nick Ut, el fotógrafo de la agencia AP que tomó aquella imagen, pero que no se limitó a eso, sino que después la acompañó a un hospital para curarla de sus heridas en carne viva.

En una entrevista con Efe, Phuc se echa a llorar cuando piensa en las guerras actuales, y la de Ucrania en particular: “No hay guerra justa, toda guerra es un error, consiste en matar gente, hacer sufrir a la gente (…) Se me rompe el corazón solo de pensar en todos los que murieron a mi lado, y ahora que se repita eso… Tengo que decirlo: ¡No más guerras, no más muertes!“.

En varias ocasiones Kim ha descrito su piel reconstruida como “la de un búfalo”, una piel rugosa sin poros que le impide sudar y todavía le da dolores, pero no le importa hablar de ello y hasta mostrar sus extensas cicatrices y dice que prefiere ver su piel “como un recordatorio de que tengo una misión, ya no como víctima, sino como sobreviviente, una madre y esposa y abuela que llama a la paz”.

De hecho, Kim lleva varias décadas dedicada a contar su historia -generalmente al lado del Nick Ut, el fotógrafo convertido desde hace mucho en un amigo-, y ha creado la Fundación Internacional Kim Phuc con el fin primordial de sanar a los niños que las guerras deja heridos o huérfanos.

Fuente: Clarín

Related Articles