Home Deportes Luchan por sobrevivir los trabajadores que ayudaron a construir el Mundial Qatar 2022.

Luchan por sobrevivir los trabajadores que ayudaron a construir el Mundial Qatar 2022.

by Ecuador En Directo

El encargado de la obra Kamal, estaba de pie frente a una tienda con otros trabajadores inmigrantes, después de haber terminado otra agotadora jornada de trabajo, cuando él y, dice, algunos otros fueron detenidos este agosto.

El joven de 24 años dice que lo metieron en un vehículo sin explicación alguna, durante la semana siguiente, lo mantuvieron en una cárcel qatarí, cuya ubicación y nombre desconoce.

“Cuando me arrestaron, no pude decir nada, ni una sola palabra, ya que estaba muy asustado”, dijo a CNN Sport, hablando desde su casa en el sur de Nepal, donde trabaja en una granja desde que fue deportado hace tres meses.

Kamal, CNN cambió los nombres de los trabajadores nepalíes para protegerlos de las represalias, es uno de los muchos trabajadores inmigrantes que quieren contar al mundo sus experiencias en Qatar, un país que este mes será la sede de uno de los mayores y más lucrativos espectáculos deportivos: la Copa del Mundo, un torneo que suele unir al mundo mientras millones de personas ven los espectaculares goles y las celebraciones cuidadosamente coreografiadas.

Será un acontecimiento histórico, la primera Copa del Mundo que se celebra en la región, pero también estará envuelto en la polémica. Gran parte de los preparativos de este torneo se han centrado en asuntos más sobrios, el de los derechos humanos, desde la muerte de los trabajadores inmigrantes y las condiciones que muchos han soportado en Qatar, hasta los derechos del colectivo LGBTQ y de las mujeres.

Kamal afirma que aún no le han pagado la bonificación de 7.000 riales qataríes (unos US$ 1.922) que dice tener derecho a recibir de sus anteriores empleadores, ni los 7.000 riales del seguro por haberse lesionado dos dedos en el trabajo.

“No me dijeron por qué me detenían. La gente está ahí de pie… algunos caminan con sus alimentos, otros están sentados consumiendo productos de tabaco… simplemente te detienen”, añade, antes de explicar que no podía hacer preguntas porque no habla árabe.

Al describir las condiciones de la celda que compartía con otros 24 trabajadores migrantes nepalíes, dice que le proporcionaron una manta y una almohada, pero el colchón del suelo en el que tuvo que dormir estaba plagado de chinches.

“Dentro de la cárcel había gente de Sri Lanka, Kerala, India, Pakistán, Sudán, Nepal, África y Filipinas. Había unas 14 o 15 unidades. En una cárcel había entre 250 y 300 personas. Alrededor de 24-25 personas por habitación”, dice.

“Cuando te llevan a la cárcel, no te dan una habitación enseguida. Te mantienen en un pórtico. Después de uno o dos días, cuando se vacía una habitación, meten a la gente de un país en una habitación”.

Utilizando un teléfono de contrabando, habló con amigos, uno de los cuales, dice, llevó sus pertenencias, incluido su pasaporte, a la cárcel, aunque dice que lo enviaron a casa después de que la embajada nepalí enviara una copia en papel de su pasaporte a la cárcel. CNN se puso en contacto con la embajada, pero aún no ha recibido respuesta.

“Cuando me pusieron en el vuelo, empecé a pensar: ‘¿Por qué envían a los trabajadores de vuelta de repente? No son una, dos, 10 personas… están enviando a 150, 200, 300 trabajadores en un solo vuelo'”, dice.

“A algunos trabajadores que simplemente estaban deambulando fuera vestidos (de trabajo) los enviaron de vuelta. Ni siquiera te permiten recoger tu ropa. Simplemente te envían de vuelta con la ropa que llevas puesta”.

Kamal cree que lo detuvieron porque tenía un segundo empleo, lo que es ilegal según la Ley Laboral de Qatar de 2004 y permite a las autoridades cancelar el permiso de trabajo de un trabajador. Dice que trabajaba entre dos y cuatro horas más al día para complementar sus ingresos, ya que no ganaba lo suficiente trabajando seis días de ocho horas a la semana.

Qatar tiene un periodo de gracia de 90 días en el que un trabajador puede permanecer en el país legalmente sin otro patrocinador, pero si no ha renovado o reactivado su permiso en ese tiempo se arriesga a ser detenido o deportado por estar indocumentado.

Kamal afirma que recibió una documentación en el momento de su detención, que, según Amnistía Internacional, probablemente habría explicado el motivo de su detención, pero como estaba en árabe no sabía lo que decía y no se le proporcionó ningún traductor.

Un funcionario del gobierno qatarí dijo a CNN en un comunicado: “Cualquier afirmación de que los trabajadores están siendo encarcelados o deportados sin explicación es falsa. Solo se toman medidas en casos muy concretos, como si un individuo participa en actos de violencia”.

El funcionario agregó que el 97% de todos los trabajadores elegibles estaban cubiertos por el Sistema de Protección Salarial de Qatar, establecido en 2018, “que garantiza que los salarios se paguen en su totalidad y a tiempo”. Se trabaja más para fortalecer el sistema, dijo el funcionario.

 

Related Articles