Home Internacionales Nikki Haley, la precandidata republicana a la presidencia de Estados Unidos.

Nikki Haley, la precandidata republicana a la presidencia de Estados Unidos.

by Ecuador En Directo

A casi un año de haber presentado su candidatura, Nikki Haley, de 51 años, parece finalmente tener todo a su favor. El objetivo de Haley en Iowa es simple, ella busca encontrar su momento, dicen a BBC los asesores de campaña de la precandidata. Si consigue un buen resultado, podría llegar a New Hampshire donde las encuestas con Trump son mucho más ajustadas y luego a Carolina del Sur, su estado natal.

Los observadores con más experiencia repiten que Haley tiene habilidad para desafiar las proyecciones. “Si nos fijamos en su carrera, vemos que muchos se equivocaron cuando la subestimaron”, dice Randy Covington, un antiguo periodista de Carolina del Sur. Incluso sus detractores reconocen que es una maestra de la política a pequeña escala, la de llamar a las puertas y apretar la mano de los votantes, que la llevó a la legislatura en 2005.

Después de casi 20 años, a la representante estatal convertida en gobernadora y luego en embajadora ante la ONU le sigue gustando presentarse primero como contadora. Ella se define como madre de dos hijos, esposa de un veterano de guerra e hija de inmigrantes indios. También dice que se presenta en esta elección para que su familia se sienta orgullosa. En los debates por televisión, en las panaderías y en las municipalidades, Haley hace una pausa en mitad del discurso para sonreír y mirar a los ojos. Es una estadounidense con los pies en la tierra que se esfuerza por conseguir cada voto.

Al menos un tercio de los votantes de las primarias republicanas se inclinarían por el bando de “siempre Trump”, un grupo devoto del expresidente que se siente disconforme de la política del establishment que encarna Haley. “Creo que ella es más de lo mismo y Trump no lo es”, dice Mike Williams, residente en Iowa. “Quiero a alguien que sea un poco un outsider”. El control que Trump ejerce sobre el partido no deja mucho margen de maniobra a Haley. La candidata debe atraer a dos grupos muy diferentes de republicanos: los “nunca Trump” que desprecian al expresidente y a los que aún lo quieren pero temen que pierda frente a Biden.

El objetivo es distanciarse del expresidente sin alienar a sus partidarios, a los que podría convencer para que apoyen a otra persona.

Related Articles