Home Economía Los salarios de enero experimentarán un retraso y se abonarán siguiendo un orden de prioridad, comenzando con los pagos a las Fuerzas Armadas y los maestros

Los salarios de enero experimentarán un retraso y se abonarán siguiendo un orden de prioridad, comenzando con los pagos a las Fuerzas Armadas y los maestros

by Kevin Jarama

El ministro de Economía y Finanzas, Juan Carlos Vega Malo, admitió que los sueldos correspondientes al mes de enero en el sector público no podrán ser abonados puntualmente. Anticipa una demora en el pago de salarios de al menos dos semanas para ciertos funcionarios públicos. La distribución de los salarios seguirá un orden de prioridad, dando preferencia a las Fuerzas Armadas, la Policía, maestros, trabajadores de la salud, entre otros. Estas decisiones fueron comunicadas por el funcionario gubernamental en una entrevista realizada durante el programa Rebeldes sin Pausa, conducido por la periodista Amanda Villavicencio de La Fuente – Periodismo de Investigación.

La carencia de liquidez en el sector público ha generado complicaciones en los pagos, afectando incluso aspectos del gasto corriente, como salarios, Gobiernos Autónomos Descentralizados, Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), entre otros.

El ministro Vega reconoció que, aunque se dará prioridad a ciertos pagos, el resto se abonará a medida que ingresen nuevos recursos a las arcas fiscales. “Si vamos a tener un poco de retraso (en salarios), no vamos a poder pagar exactamente a tiempo. Esperamos que máximo en las dos primeras semanas de febrero”, mencionó.

Explicó que se esperan nuevos flujos de liquidez en las primeras semanas de febrero, como los primeros anticipos de grandes empresas sobre las ventas de enero, y se aseguró que llegarán las utilidades del Banco Central del Ecuador (BCE) del 2023, especialmente relacionadas con la venta del oro. También tiene previsto que para el 12 o 13 de febrero se apruebe la ley tributaria que incrementa los ingresos por el IVA y otras medidas.

En cuanto a esta medida, aseguró que no afectará a los más vulnerables, ya que el IVA tiene una tarifa cero para productos como alimentos, medicinas, salud, vivienda, entre otros. Además, indicó que será la clase media hacia arriba la que asumirá el nuevo costo.

El ministro espera que para abril y mayo ingresen recursos del exterior, de organismos multilaterales, en una cifra que oscile entre los $ 2.000 millones y $ 4.000 millones, “para superar el bache”.

Vega Malo comparó la situación de Ecuador con la de una familia que ha gastado más allá de sus ingresos y ha recurrido a préstamos. Ahora, al igual que cualquier familia, Ecuador debe buscar aumentar sus ingresos y ajustar sus gastos para volver a ser sujeto de crédito internacional.

Señaló que el fisco ecuatoriano tiene deudas con al menos 400.000 ecuatorianos, entre grandes, medianos y pequeños emprendimientos, así como con proveedores de limpieza y seguridad privada. Esta situación afecta la economía, que también tiene un impacto humano.

Vega destacó que se ha permitido que otros partidos políticos presenten propuestas, como gravar a los bancos y empresas grandes. Considera que con ingresos permanentes más elevados, reduciendo el gasto y obteniendo financiamiento internacional, se puede generar un círculo virtuoso con mayor inversión y canje de deuda por iniciativas amigables con el medio ambiente, como la protección de la Amazonía y el ecosistema de la Costa.

La semana pasada, Vega y la viceministra de Economía, Ana Cristina Avilés, se reunieron con organismos multilaterales, autoridades de EE. UU. y la Unión Europea, e incluso con el embajador de China. Sobre el FMI, mencionó que a pesar de que ha sido demonizado, es un organismo preocupado por la situación del país y busca colaborar, no regalando recursos, sino asegurando que el país sea más sostenible.

El ministro también informó sobre negociaciones en curso sobre el espectro radioeléctrico con las compañías telefónicas y en la renegociación con la empresa OCP, encargada del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), que debió pasar a manos del Estado en enero.

El tema de los subsidios, destinados a quienes realmente los necesitan, también está en discusión. Vega considera inapropiado subsidiar combustible utilizado para el narcotráfico o el contrabando. Explicó que el Gobierno central gasta $ 3.200 millones en este tema, principalmente en gasolina, diésel y gas.

Respecto al diálogo nacional para llegar a acuerdos sobre ajustes económicos, el ministro señaló que debe basarse en la necesidad compartida de abordar el problema de la inseguridad. “Todo el mundo se da cuenta que sostener el tema de la seguridad cuesta”.

En todo caso, Vega mencionó que si la aprobación del IVA fracasa, habría alternativas más dolorosas que el aumento de impuestos, como ajustar con más fuerza los subsidios en lugar de hacerlo de manera selectiva, aplicar más aranceles e incluso seguir financiándose a través de retrasos.

Related Articles