Home Actualidad Magnate vietnamita es condenada a muerte por fraudes bancarios

Magnate vietnamita es condenada a muerte por fraudes bancarios

by Ecuador En Directo

Truong My Lan, una empresaria prominente del sector inmobiliario en Vietnam, de 67 años, ha sido condenada a muerte por participar en el saqueo de uno de los bancos más grandes del país durante un período de 11 años.

Su implicación en un fraude financiero masivo, asciende a la astronómica suma de 12.500 millones de dólares desviados. La sentencia fue dictada por el Tribunal de Ho Chin Minn el jueves 11 de abril, tras encontrar a Lan culpable de soborno, violación de regulaciones bancarias y malversación de fondos.

La investigación reveló que el Banco Comercial de Saigón, la principal institución financiera del país en términos de activos, fue el epicentro de esta trama delictiva que trascendió las fronteras de Vietnam, operando en toda Asia.

A pesar de no ocupar ningún cargo directivo en el banco y poseer solo el 4% de las acciones, Lan, quien ha estado bajo arresto desde 2022, utilizó testaferros y cómplices para adquirir de manera fraudulenta el control del 91% de las acciones de la entidad.

El juicio, que comenzó el 5 de marzo y concluyó abruptamente, representa uno de los resultados más significativos de la campaña liderada por el Secretario General del Partido Comunista, Nguyen Phu Trong, para erradicar la corrupción en todas sus formas.

Mientras tanto, un miembro no identificado de la familia de Lan, a quien se le han incautado más de mil propiedades, declaró a Reuters: “ontinuaremos luchando para explorar nuestras opciones”. Antes del veredicto, había anunciado que Lan apelaría la sentencia.

Aunque los abogados de la acusada no han hecho declaraciones hasta el momento, los medios estatales han citado a los fiscales que afirman que Lan siempre mantuvo su inocencia ante el tribunal.

El veredicto ordena que devuelva US$27.000 millones, una suma que, según los fiscales, tal vez nunca se recupere.

Algunos interpretan que la sentencia de muerte es una forma de presionarla para que restituya parte de los miles de millones desviados, ya que este veredicto es poco común: Lan se une a las pocas mujeres en Vietnam condenadas a muerte por delitos financieros.

Las autoridades comunistas, que suelen ser reservadas, han sido inusualmente transparentes sobre este caso, proporcionando detalles minuciosos a los medios de comunicación.

Se informó que 2.700 personas fueron convocadas a declarar, y que en el caso estuvieron involucrados 10 fiscales estatales y cerca de 200 abogados.

Las pruebas se presentaron en 104 cajas, con un peso total de seis toneladas. Junto con Truong My Lan, otras 85 personas fueron juzgadas, todas negaron los cargos.

“Creo que nunca ha habido un espectáculo legal como este en la era comunista”, afirmó David Brown, un exfuncionario del Departamento de Estado de Estados Unidos con experiencia en Vietnam. “Ciertamente no ha habido nada de esta escala”.

El juicio marcó el punto culminante hasta ahora de la campaña anticorrupción, conocida como “Horno Ardiente”, liderada por el secretario general del Partido Comunista, Nguyen Phu Trong, un ideólogo conservador con base en la teoría marxista, quien considera que la creciente indignación popular por la corrupción representa una amenaza existencial para el dominio del Partido Comunista.

La campaña comenzó en 2016, tras la victoria sobre su rival, el entonces primer ministro proempresarial, para mantener su posición como líder del partido.

Desde entonces, como parte de esta iniciativa, dos presidentes y dos viceprimer ministros han sido obligados a dimitir, y cientos de funcionarios han sido disciplinados o encarcelados.

Recientemente, se sumó a esta lista una de las mujeres más ricas del país. Según el periódico Thanh Nien, un total de 84 personas implicadas en el caso han recibido sentencias que van desde la libertad condicional hasta la cadena perpetua.

La campaña contra la corrupción en Vietnam, conocida como “Horno Ardiente”, ha llevado a la persecución y enjuiciamiento de cientos de altos funcionarios estatales y destacados empresarios.

DOS TONELADAS DE BILLETES

Truong My Lan proviene de una familia chino-vietnamita de la ciudad de Ho Chi Minh, anteriormente conocida como Saigón. Esta ciudad ha sido durante mucho tiempo el epicentro comercial de la economía vietnamita, albergando una significativa comunidad étnica china, desde sus días como capital anticomunista de Vietnam del Sur.

La trayectoria empresarial de Lan inició como vendedora en un puesto de mercado, donde comercializaba cosméticos junto a su madre. Sin embargo, su ascenso comenzó cuando el Partido Comunista implementó una serie de reformas económicas, conocidas como Doi Moi, en 1986. Fue en este contexto que Lan comenzó a invertir en tierras y propiedades.

Para la década de 1990, ya era dueña de una amplia cartera de hoteles y restaurantes.

Aunque Vietnam es reconocido internacionalmente por su sector manufacturero en rápido crecimiento, que se ha convertido en una alternativa en la cadena de suministro global a China, la riqueza de la mayoría de los vietnamitas proviene del desarrollo y la especulación inmobiliaria.

En Vietnam, todas las tierras son oficialmente propiedad del Estado, y obtener acceso a ellas generalmente implica relaciones personales con funcionarios gubernamentales. Esta dinámica ha alimentado la corrupción, que se ha vuelto endémica a medida que la economía del país ha crecido.

En 2011, Truong My Lan ya era una figura empresarial destacada en la ciudad de Ho Chi Minh. En ese momento, se le permitió liderar la fusión de tres bancos más pequeños y con problemas de liquidez en una entidad más grande: el Banco Comercial de Saigón.

Es importante destacar que la legislación vietnamita prohíbe a cualquier individuo poseer más del 5% de las acciones de un banco.

Los fiscales afirman que a través de una red de cientos de empresas ficticias y representantes designados, Truong My Lan poseía realmente más del 90% del Banco Comercial de Saigón.

Se le acusa de utilizar esa influencia para designar a sus propios asociados como gerentes y luego instruirles que aprobaran numerosos préstamos destinados a las empresas ficticias bajo su control.

Las sumas retiradas son sorprendentes: los préstamos otorgados por ella representaron el 93% de todos los préstamos del banco.

Según los fiscales, en un lapso de tres años a partir de febrero de 2019, ordenó a su conductor retirar 108 billones de dong vietnamitas, lo que equivale a más de US$4.000 millones, en efectivo del banco, y guardarlos en su sótano.

Esta cantidad de efectivo, incluso si todo estuviera en los billetes de mayor denominación de Vietnam, pesaría dos toneladas.

Además, desvió cantidades significativas de dinero a través de aproximadamente 2.500 préstamos otorgados a empresas ficticias entre 2012 y 2022. La suma defraudada equivale al 3% del Producto Interno Bruto de Vietnam en 2022.

EL ROL DEL GOBIERNO

Truong My Lan también enfrentó acusaciones de soborno para asegurar que sus préstamos nunca fueran sometidos a examen. Uno de los individuos procesados fue el inspector jefe del Banco Central, quien supuestamente aceptó un soborno de US$5 millones.

La amplia cobertura mediática del caso provocó la indignación pública por la corrupción. La apariencia cansada y sin maquillaje de Lan en el tribunal contrastaba fuertemente con las imágenes glamorosas que la retrataban en el pasado. Sin embargo, persisten las preguntas sobre cómo pudo perpetuar presuntamente el fraude durante tanto tiempo.

“Estoy desconcertado”, comentó Le Hong Hiep, director del Programa de Estudios sobre Vietnam en el ISEAS – Instituto Yusof Ishak de Singapur.

“Porque no era un secreto. Era bien sabido en el mercado que Truong My Lan y su grupo Van Thinh Phat estaban utilizando SCB como su propia alcancía para financiar la adquisición masiva de bienes raíces en las ubicaciones más privilegiadas”.

“Era obvio que tenía que sacar el dinero de alguna parte. Pero es una práctica muy común. SCB no es el único banco que se utiliza de esta manera. Entonces, tal vez el gobierno lo perdió de vista porque hay muchos casos similares en el mercado”.

David Brown sugiere que Truong My Lan pudo haber estado protegida por figuras influyentes que han ejercido poder tanto en los negocios como en la política de Ho Chi Minh durante décadas. Además, señala que este juicio también refleja un intento de reafirmar la autoridad del Partido Comunista sobre la cultura empresarial del sur del país, que a menudo opera sin restricciones.

“Lo que Nguyen Phu Trong y sus aliados en el partido están tratando de hacer es recuperar el control de Saigón, o al menos evitar que se escape”, dice Brown.

“Hasta 2016, el partido en Hanoi prácticamente dejaba que esta mafia chino-vietnamita gobernara el lugar. Hacían todos los ruidos correctos que se supone debían hacer los líderes comunistas locales, pero al mismo tiempo estaban exprimiendo a la ciudad para obtener su parte del dinero que se estaba ganando allí”.

A los 79 años, el líder del partido, Nguyen Phu Trong, enfrenta desafíos de salud y es probable que se retire en el próximo Congreso del Partido Comunista en 2026, cuando se seleccionen nuevos líderes.

Durante su largo mandato, ha fortalecido la autoridad del ala conservadora del partido, restaurando un nivel de control no visto desde las reformas de los años 1980. Es evidente que busca evitar cualquier apertura que pueda socavar el dominio del partido sobre el poder político.

El líder del partido se enfrenta a una contradicción evidente. Bajo su dirección, el partido ha fijado la meta ambiciosa de alcanzar el estatus de país desarrollado para 2045, basado en una economía impulsada por la tecnología y el conocimiento. Esto ha llevado a una asociación cada vez más estrecha con Estados Unidos. Sin embargo, un crecimiento más rápido en Vietnam probablemente resulte en un aumento de la corrupción.

Luchar demasiado contra la corrupción podría poner en peligro gran parte de la actividad económica. Ya hay quejas sobre la burocracia, ya que los funcionarios evitan tomar decisiones que podrían implicarlos en casos de corrupción. “Ésa es la paradoja”, señala Le Hong Hiep. “El modelo de crecimiento ha dependido de prácticas corruptas durante mucho tiempo. La corrupción ha sido el lubricante que ha mantenido la maquinaria en funcionamiento. Si se detiene el lubricante, es posible que las cosas ya no funcionen”.

Related Articles