Home Actualidad Detalles sobre la audiencia del caso González y otros en la Corte Nacional de Justicia

Detalles sobre la audiencia del caso González y otros en la Corte Nacional de Justicia

by Ecuador En Directo

En la Corte Nacional de Justicia (CNJ), este lunes 15 de abril, se instaló la audiencia de juzgamiento contra cuatro de los once expolicías acusados por la detención y desaparición forzada de los ecuatorianos César Mata, Erwin Vivar y Jhonny Gómez Balda. Este incidente tuvo lugar durante un operativo policial en una farmacia de la Ciudadela Alborada, al norte de Guayaquil, en noviembre de 2003, apenas a poco de cumplirse siete años desde que fueron llamados a juicio.

El Tribunal de Juicio a cargo del juzgamiento de Aurelio Chila, Erick Salinas, Rodrigo Cevallos y Orlando Villacrés, procesados en el caso denominado “González y otros”, está conformado por los jueces nacionales Felipe Córdova (ponente), Javier de la Cadena (quien reemplazó en el cargo a Walter Macías) y Julio Inga (reemplazo del magistrado que dejó el cargo, Luis Rivera). La fiscal general Diana Salazar está a cargo de la acusación oficial, aunque en el proceso también participan como acusadores particulares las familias de las víctimas.

Desde que se inició el llamado a juicio, este proceso penal ha experimentado una serie de diferimientos. Este lunes, algunas de las defensas de los procesados intentaron postergar nuevamente la diligencia. El argumento en esta ocasión fue que no estaban de acuerdo con ser juzgados bajo el Código Orgánico Integral Penal (COIP), ya que la presunta infracción ocurrió cuando aún estaba en vigor el Código Penal (CP).

El abogado Luigi García, defensor de uno de los cuatro acusados, no solo sostiene que, de ser procesados, debería aplicarse el Código Penal ya derogado, que establece una pena de ocho a doce años de cárcel, sino que también argumenta que la conducta ilegal ya ha prescrito.

“Faltando cinco días para cumplir diez años se formuló cargos el 14 de noviembre de 2003. De ese entonces a la presnete fecha han tanscurrido diez años y cuatro meses, porque a partir de la audiencia de formulación de cargos hasta la presente fecha, si se computan diez años, la acción está prescrita, señor juez”, aseguró García. Al momento el Tribunal suspendió la diligencia para resolver el tema de la prescripción alegada.

En junio de 2017, el expresidente de la Corte Nacional, Iván Saquicela, en su calidad de conjuez penal nacional, tomó la decisión de llevar a juicio, junto con Chila, Salinas, Cevallos y Villacrés, a los expolicías Fausto Flores, Eduardo González, Segundo Hernández, Darwin Suárez, Samuel Calderón, Darwin Condoy y Luis Cevallos. A los once se les imputa el delito de plagio bajo la modalidad de desaparición forzada de personas, lo cual constituye una grave violación de los derechos humanos.

Saquicela tomó la decisión de llevar a los once a juicio, argumentando que existían suficientes elementos de convicción que indicaban la participación de un “grupo ilegítimo” en la detención y desaparición forzada de Mata, Vivar y Gómez Balda. En la lista inicial de víctimas se encontraba Darwin Cañar, sin embargo, Saquicela no lo mencionó en su resolución ya que la entonces fiscal general subrogante, Thania Moreno, no lo incluyó como víctima debido a la falta de elementos que vincularan la desaparición de Cañar con la misma operación policial.

Como parte de la investigación en este caso, Erwin Vivar, anteriormente reportado como desaparecido, fue encontrado en Venezuela a principios de 2016 y posteriormente dio su testimonio anticipado en Ecuador. Se le otorgó protección como testigo y su declaración ha sido fundamental para la acusación de la Fiscalía. Vivar participó en la diligencia de manera remota a través de conexión telemática.

El testigo protegido declaró que el 19 de noviembre de 2003 fue detenido y llevado a la Policía Judicial del Guayas junto con otros sospechosos. Allí, afirma haber sido sometido a interrogatorios y a “torturas físicas y psicológicas” antes de ser arrojado al estero Salado, en Guayaquil, junto con los demás detenidos. Según el relato de Vivar, los presuntos policías dispararon contra él y contra Gómez Balda una vez que sus cuerpos estuvieron en el agua, como una forma de confirmar su muerte.

Vivar aparentemente logró sobrevivir al cubrirse con el cuerpo moribundo de Gómez Balda, lo que le permitió nadar hasta la orilla del estero en el lado del Suburbio Oeste de Guayaquil.

Al leer el llamado a juicio en este caso, Saquicela explicó que se está persiguiendo el delito de desaparición forzada de personas. Sin embargo, para respetar el principio de legalidad sustantiva, se lo adecua al tipo penal de plagio, establecido en los artículos 188 y 189 del Código Penal vigente en el momento en que ocurrieron los hechos.

El juez adaptó la imputación del delito de desaparición forzada, en el ámbito internacional, a tipos penales internos como el plagio, conforme al Código Penal de la época. En el Código Orgánico Integral Penal (COIP) actual, el plagio se equipara al delito de secuestro, el cual requiere la presencia de los acusados para el proceso judicial. Por esta razón, la fase de juicio contra Flores, González, Hernández, Suárez, Calderón, Condoy y Cevallos se encuentra en espera hasta que sean detenidos o se entreguen voluntariamente a la justicia.

Related Articles